JEAN DUMONT, Historiador francés

ISABEL LA CATÓLICA, LA GRAN CRISTIANA OLVIDADA

Cimas de la ascensión espiritual

Quedémonos un último instante con Isabel en la hora de presentarse delante de Dios, al término de su última y dolorosa enfermedad. “La prueba, escribe el padre Azcona, su eminente biógrafo, fue acrisolando su carácter y su virtud, lanzándola como nunca en su vida a ascensiones espirituales encimadas… Asimiló y practicó toda la doctrina evangélica del desprendimiento, de la abnegación y del sacrificio hasta el Calvario, iluminada por la virtud de la tal fe, escribe ella, estoy aparejada para por ella morir, y lo recibiría por muy singular don y excelente don de la mano del Señor”… Desde Granada salen para todos los lugares de sus reinos demandas angustiadas de oración y sacrificios para la Cristiandad”.

Estas demandas angustiadas podemos escucharlas todavía hoy. Guardando en el corazón de nuestra memoria el recuerdo de este modelo católico impresionante que Isabel nos ha ofrecido, como “iluminación del alma”, según la hermosa fórmula de Azcona.

Termino así la lectura de la versión castellana del artículo que me pidió y publicó en 1992 la revista semanal de París Familia cristiana. Dando el resumen de la biografía completa que me pidieron y publicaron también en 1992 las Ediciones Critérion de París con el título La incomparable Isabel la Católica.