miguicasPadre Martínez

No hay que darle vueltas. El democratismo es un monismo materialista. El hombre ha salido de la nada él solito. Después de muchas evoluciones a caído en la cuenta, que él es dios. Tolerante, liberal, dialogante, abortista, homosexualista, eutanasista, aznarista, filipista y todo lo que haga falta.

*

Los “sabiondos” de este mundo, a los que San Pablo llama necios, niegan la existencia de los espíritus. Todo es materia. Son los saduceos de siempre, los materialistas y racionalistas de todos los tiempos.

La Sagrada Escritura menciona expresamente a los ángeles. 148 veces en el Antiguo Testamento y 74 en el Nuevo Testamento. Del demonio y Satanás 119 veces en el Antiguo Testamento y 33 veces en el Nuevo Testamento.

*

No lo olvidemos nunca. Cristo está vivo en la Eucaristía. Cristo tiene un corazón humano, formado de las purísimas entrañas de la Niña Hermosa de Nazaret. Cristo se alegra cuando vamos a visitarlo para estar con Él. Para hablar con Él.

*

Los democratistas de nuestros tiempos consideran que los animales más dañinos para la ecología son los llamados humanos. Que son los animales más animales y más necios.

Quieren reeducarlos en sus campos de instrucción, desde los primeros años, para liberar todos sus instintos animales y sean libres.

*

A Beata Teresa de Calcuta se le encogía el corazón cuando veía que se cuidan mejor a los gatos y a los perros que a los niños y a las niñas.

Mi prima dice que en su escalera vive un matrimonio joven sin hijos y tres perros muy pequeñitos.

*

A la libre interpretación de la Sagrada Escritura, Lutero añadió la libre convivencia con una monja con la que tuvo cuatro hijos.

Luego siguieron la libertad de abandonar a los hijos, la libertad de asesinarlos  en las entrañas de sus madres, la libertad de mentir, la libertad de calumniar, la libertad de elegir el modelo de familia. Las libertades infernales.

*

Dicen los politiqueros que los partidos políticos son los portavoces de la “voluntad general”. Y un pirolí. No hay voluntad general. La voluntad es particular. Yo soy responsable de mis actos. No voto a los abortistas, ni a los eutanasistas. . . No voto. Soy del partido de Dios.