mojonesMontserrat

El sufrimiento es una gracia

“Locos e irrealizables son mis anhelos. Deseo ocultarte que estoy sufriendo. No quiero ser recompensada jamás por mis esfuerzos y mis buenas obras. Oh Jesús, Tú Mismo eres mi recompensa. Tú me bastas, oh Tesoro de mi corazón. Deseo compartir los sufrimientos del prójimo, esconder mis sufrimientos en mi corazón no sólo ante el prójimo, sino también ante Ti, oh Jesús. El sufrimiento es una gran gracia. A través del sufrimiento el alma se hace semejante al Salvador, el amor se cristaliza en el sufrimiento. Cuanto más grande es el sufrimiento, tanto más puro se hace el amo.” Santa Faustina Kowalska, Diario de Santa Faustina Kowalska, nº 57.

El hecho más grande y maravilloso

“La Carta del Papa León XIII, al concluir el IV Centenario de la gesta colombina, habla de los designios de la Divina Providencia que han guiado el “hecho de por sí más grande y maravilloso entre los hechos humanos”, y que con la predicación de la fe hicieron pasar una inmensa multitud “a las esperanzas de la vida eterna” (Carta del 15 julio 1892). En el aspecto humano, la llegada de los-descubridores a Guanahani significaba una fantástica ampliación de las fronteras de la humanidad, el mutuo hallazgo de dos mundos, la aparición de la Ecumene entera ante los ojos del hombre, el principio de la historia universal en su proceso de interacción, con todos sus beneficios y contradicciones, sus luces y sombras. En el aspecto evangelizador, marcaba la puesta en marcha de un despliegue misionero sin precedentes que, partiendo de la península Ibérica, daría pronto una nueva configuración al mapa eclesial. Y 10 haría en un momento en que las convulsiones religiosas en Europa provocaban luchas y visiones parciales, que necesitaron de nuevas tierras para volcar en ellas la creatividad de la fe.” San Juan Pablo II, Ante el V centenario de la evangelización de América, pp. 33 y 34.

Las ideas ilustrada

“Lo que se llama Ilustración, suele ser el conjunto de este pensamiento, a decir verdad, escasamente difundido en su momento. Alcanzó no obstante cierta intensidad a partir de la década de 1780, cuando esos escritores franceses se interesaron por el pensamiento de Hobbes, muy útil para justificar el despotismo. Las ideas propiamente “ilustradas” que han influido posteriormente, tuvieron un eco popular escaso o nulo en su momento. Se llama Ilustración a lo que atrajo más la atención durante y tras la revolución, por el éxito de algunas de sus actitudes e ideas, a veces contradictorias entre sí. La minoría de los philosophes a los que llamara Ortega “intelectuales descarriados”, sin duda entre otras razones por su unilateralidad, se dedicó a explicar las causas del mal en la sociedad. Uno de ellos fue el calvinista Rousseau, para quien era más importante el sentimiento que la razón.” Dalmacio Negro Pavón, Revista Razón Española, julio-agosto 2015, p. 11.

Los vovachuelistas

“Y el ministro que oye a cien personas en una mañana y tiene que ocuparse de quinientos asuntos, como no hay cabeza que resista un esfuerzo como el que se necesita para fijar y dispersar la atención sobre tantas materias, tiene que descansar sobre el subsecretario, pero como el subsecretario se ve asediado y visitado lo mismo que un ministro, y a veces más, tiene que descansar en los directores generales; y como los directores generales están acosados de trabajo, de visitas, de recomendaciones y no les llega para su labor el tiempo, aunque el día fuese de cuarenta y ocho horas, descansan en los jefes de negociado, si no en tanto grado, en bastante, les sucede lo mismo, descansan en empleados anónimos, y éstos a su vez en los escribientes; y así concluye por dominarnos y gobernamos con la efectividad de la soberanía una oligarquía de covachuelistas, que es, además, ridícula, porque no tiene por diadema más que una colección de tinteros, de expedientes y de engrudo.” Juan Vázquez de Mella, El Verbo de la Tradición, p. 49.

El rey cabeza de familias

“Las prerrogativas y funciones son ejercidas por varios órganos, de los que el Reyes el más relevante y significativo. No se trata inicialmente sólo de una forma de expresar la unidad del poder en la comunidad, dentro de la pluralidad de funciones atribuida a órganos diferenciados, sino que lleva consigo un entendimiento de la comunidad política como dimanación de la familia, como núcleo básico de convivencia, y que ascendentemente va articulando una sociedad de sociedades, familia de familias, regida por una familia. La potestad suprema reside así en la persona del rey, como cabeza de la familia real, coronación de una· sociedad estructurada y con vida propia. Este es el modelo de la cristiandad medieval, el del régimen mixto, el del dominium politicum et regale de John Fortescue, el del pactismo de los juristas catalanes, el del rex propterregnum.” Miguel de Ayuso, Revista Verbo, nº 535-536, mayo-junio-julio 2015, pp. 392 y 393.

Prejuicio

“Fernández de la Mora considera, siguiendo a Kant que: “Un prejuicio es un juicio que se acepta sin reflexión y que, por tanto, carece de subjetiva fundamentación racional”. La irreflexividad del prejuicio lo hace inmune a toda crítica o intento de verificación y se debe, fundamentalmente, a dos razones. En el caso de las minorías su origen es la falta de especialización en un tema en el que se admiten juicios ajenos, no verificados racionalmente, como ciertos ante la ausencia de un conocimiento del ámbito sobre el que versa dicho juicio. En el caso de las masas para Fernández de la Mora la razón está en la pereza y falta de voluntad de racionalizar determinados juicios. Las grandes masas tienden a una economía del trabajo intelectual que les hace apropiarse de los juicios de otros como juicios ciertos aun sin verificarlos.” Carlos Goñi Apesteguía, Revista Razón Española, septiembre-octubre 2015, p. 190.

Principios liberales

“¿Qué es el Liberalismo? En el orden de las ideas es un conjunto de ideas falsas; en el orden de los hechos es un conjunto de hechos criminales, consecuencia práctica de aquellas ideas. En el orden de las ideas el Liberalismo es el conjunto de lo que se llaman principios liberales, con las consecuencias lógicas que de ellos se derivan. Principios liberales son: la absoluta soberanía del individuo con entera independencia de Dios y de su autoridad; soberanía de la sociedad con absoluta independencia de lo que no nazca de ella misma; soberanía nacional, es decir, el derecho del pueblo para legislar y gobernar con absoluta independencia de todo criterio que no sea el de su propia voluntad, expresada por el sufragio primero y ,por la mayoría parlamentaria después; libertad de pensamiento sin limitación alguna en política, en moral o en Religión; libertad de imprenta, asimismo absoluta o insuficientemente limitada; libertad de asociación con iguales anchuras. Estos son los llamados principios liberales en su más crudo radicalismo.” Félix Sarda y Salvany, El Liberalismo es pecado, pp. 8 y 9.