semillaCano, m.C.R.

La vida cristiana no es pacifista. Es bélica. Es combate, lucha, guerra contra nuestros afectos desordenados y vicios. Guerra contra el mundo, el demonio y la carne.

*

La ideología de género nació en las cavernas del infierno. Odio, más odio, siempre odio, a todo lo humano y divino.

*

El silencio interior, desviar los pensamientos inútiles, las fantasías, las imaginaciones, las ideas fijas…, se puede convertir en ofrendas a nuestro Rey y Señor.

*

Hay propagandistas endiablados cruzados de la mentira y la calumnia. Siempre contra la Iglesia. Ven, pero están ciegos; hablan, pero no oyen. Son marionetas bien pagados.

*

Colaborar con el democratismo ateo y materialista es de ateos y materialista. Nosotros colaboramos con Cristo y su Iglesia para la salvación eterna de las almas. Existe el Cielo y el infierno.

*

El “carrerismo“ es malo. El enchufismo también es malo. La elección de una persona para desempeñar cualquier misión ha de ser justa y veraz.

*

El democratismo es satanismo. No se puede matar a un toro en el ruedo taurino y sí torturar, trocear y asesinar a millones de niños y niñas en las entrañas de sus propias madres