luis ma griñon de monfortIsabel

El secreto de María

Nadie, pues, se imagine, como ciertos falsos iluminados, que María, por ser criatura, es impedimento para la unión con el Creador. No es ya María quien vive, es Jesucristo solo, es Dios solo quien vive en ella. La transformación de María en Dios excede a la de San Pablo y otros santos más que el cielo se levanta sobre la tierra. Sólo para Dios nació María, y tan lejos está de ¡retener! consigo a las almas que, por el contrario, hace que remonten hasta Dios su vuelo, y tanto más perfectamente las une con él, cuanto con ella están más unidas. María es eco admirable de Dios, que cuando se grita: María, no responde más que: Dios; y cuando con Santa Isabel se la saluda bienaventurada. (San Luis Mª Grignion de Montfort)

La mujer

Edith Stein

A auténtica sabiduría consiste en no oprimir, sino en hacer madurar plenamente estos dones para la salvación del todo. Y puesto que el hombre no es perfecto como Cristo, sino que es una criatura con algunos dones y muchos defectos, será su máxima sabiduría buscar el remedio a los propios defectos en aquel miembro que lo completa (al igual que será de suma sabiduría el que los gobernadores de la naciones dejen gobernar a ministros que valgan más). Pero resulta esencial para la salud del organismo que todo suceda bajo la dirección de la cabeza; por eso si la mujer se ensalza por encima de la cabeza, el organismo no podrá prosperar, como cuando la cabeza permite que el cuerpo sufra o perezca.

El hombre nuevo democrático

En la construcción del hombre nuevo democrático no basta con la deificación de los impulsos vitales (deseos y sentimientos). No basta tampoco con alcanzar ese estado de desarraigo que convierte a las personas y a los pueblos en masa amorfa y estandarizada, a la vez que exalta los individualismos más egoístas. Es preciso que el hombre nuevo democrático “internalice” los paradigmas culturales que el sistema impone, hasta convertirse en un ser pasivo y gregario, sometido a consignas que confunde ilusoriamente con expresiones originales suyas. (Juan Manuel de Prada – VERBO)

Sociedad Cristiana

Nos es bien conocido el retruécano de José de Maistre: la Contrarrevolución, no será una Revolución contraria, sino lo contrario de la Revolución. Al referirnos a él, siempre hemos entendido que lo caracteriza a la Contrarrevolución frente a la Revolución, además de la exclusión de determinados métodos, es la reconstrucción, basada en la ley de Dios, del tejido social allí donde la Revolución lo ha destruido. Por eso, durante muchos años en Verbo se reprodujo la frase de Albert de Mun, quien señaló que frente a la Revolución, que “es una doctrina que pretende fundar la sociedad sobre la voluntad del hombre, en lugar de fundarla sobre la voluntad de Dios”, la Contrarrevolución “es el principio contrario, es la doctrina que hace apoyar la sociedad sobre la ley cristiana. (Estanislao Cantero – Verbo)

Llorar la vida pasada

“Con razón padecemos estas cosas porque pecamos contra nuestro hermano” (Gen. 42-21).

 Explica san Gregario que a veces las tentaciones deshonestas y ser molestado uno de pensamientos y movimientos malos suele ser rastros y reliquias de mala vida pasada, y pena y castigo de la libertad y mala costumbre antigua.

Recomienda que con lágrimas se apague el fuego de las pasiones, llorando la vida pasada…

En la misma idea abunda san Buenaventura: en estas tentaciones es muy buen remedio juzgarse uno por digno de aquella aflicción y trabajo; que lo tiene merecido como castigo de sus culpas, sufrirlo con humildad y paciencia, recordando las palabras de los hermanos de José en Egipto. Es una actitud que puede aplacar a Dios. Mueve a misericordia el reconocerse uno digno de castigo. Dios perdonaba fácilmente al pueblo de Israel cuando reconocía su culpa y aceptaba sumisamente los castigos divinos. (Jaime Solá Grané – La castidad, ayer y hoy)

Homosexualidad y esperanza

Aún antes del comienzo de la epidemia de SIDA un estudio de hombres que tienen relaciones con hombres encontró que el 63% habían contraído enfermedades de transmisión sexual por la actividad homosexual. (Bell 1978) A pesar de toda la educación del SIDA, los epidemiólogos predicen que hasta donde podamos ver el futuro, el 50% de los hombres que tengan relaciones con hombres se harán positivos para el VIH. (Hoover 1991; Morris 1994; Rotello 1997) Están también expuestos al riesgo de sífilis, gonorrea, hepatitis A, B o C, Virus de Papiloma y un número de otras enfermedades. Los profesionales de la salud mental debieran familiarizarse con los trabajos de los terapeutas que hayan tratado con éxito a personas que experimenten atracción por el mismo sexo. Debido a que la atracción por el mismo sexo no se debe a una sola causa, distintos individuos pueden necesitar distintas modalidades de tratamiento. Combinando la terapia con participación en un grupo de apoyo y curación espiritual es también una posibilidad que debiera ser considerada. (Asociación Médica Católica – AMCA)

El orden natural

El orden natural es aquel conjunto de principios o de normas que todo hombre considera como algo suyo. El Vaticano II ha recordado que “en lo más profundo de su conciencia descubre el hombre la existencia de una ley que él no se dicta a sí mismo, pero a la cual debe obedecer” (Gaudium et Spes, 16). Sintetizando podríamos decir que aparece como evidente este principio para todos los hombres: hay que hacer el bien y evitar el mal. (Mn. José Ricart Torrens – Catecismo Social)