santa faustinaMontserrat

Es fácil santificarse

“En cierta ocasión conocí a una persona que pensaba cometer un pecado grave. Pedí al Señor que me enviara los peores tormentos, para que aquella alma fuera preservada. De repente sentí en la cabeza el atroz dolor de la corona de espinas. Eso duró bastante tiempo, pero aquella persona permaneció en la gracia de Dios. Oh Jesús, que fácil es santificarse; es necesario solamente un poco de buena voluntad.” Santa Faustina Kowalska, Diario de Santa Faustina Kowalska, nº 291.

Sin tradición no hay Patria

“El pueblo decae y muere cuando su unidad interna, moral, se rompe, y aparece una generación entera, descreída, que se considera anillo roto en la cadena de los siglos, ignorando que sin la comunidad de tradición no hay Patria; que la Patria no la forma el suelo que pisamos, ni la atmósfera que respiramos, ni el sol que nos alumbra, sino aquel patrimonio espiritual que han fabricado para nosotros las generaciones anteriores durante siglos, y que tenemos el derecho de perfeccionar, de dilatar, de engrandecer; pero no de malbaratar, no de destruir, no de hacer que llegue mermado o que no llegue a las generaciones venideras.” Juan Vázquez de Mella, El Verbo de la Tradición, p. 57.

Gratitud

“Como bien ha notado el mismo Ramón Carande en “Carlos V y sus banqueros”, t era tan férrea la protección a los indios y tan grande la incertidumbre económica para los encomenderos, que América no fue una colonia de repoblación para que todos vinieran a enriquecerse fácilmente. Pero una empresa difícil y esforzada, con luces y sombras, con probos y pícaros, pero con un testimonio que hasta hoy no han podido tumbar las monsergas indigenistas: el de la gratitud de los naturales. Gratitud que quien tenga la honestidad de constatar y de seguir en sus expresiones artísticas, religiosas y culturales, no podrá dejar de reconocer objetivamente. No es España la que despoja a los indios de sus tierras. Es España la que les inculca el derecho de propiedad, la que les restituye sus heredades asaltadas por los poderosos y sanguinarios estados tribales, la que los guarda bajo una justicia humana y divina, la que los pone en paridad de condiciones con sus propios hijos, e incluso en mejores condiciones que muchos campesinos y proletarios europeos. Y esto también ha sido reconocido por historiógrafos no hispanistas.” Antonio Caponetto, www.statveritas, Revista Empenta, nº 99 (2º Trim 2015), p. 24.

La democracia, ley natural y verdades reveladas

“Pío XII de 24 de diciembre de 1944: «Una sana democracia, fundada sobre los inmutables principios de fa ley natural y de las verdades reveladas, será resueltamente contraria a aquella corrupción que atribuye a la legislación del Estado un poder sin freno ni límites, y que hace también del régimen democrático, a pesar de las contrarias, pero vanas apariencias, un puro y simple sistema de absolutismo. El absolutismo de Estado (que no debe ser confundido, en cuanto tal, con la monarquía absoluta, de la cual no se trata aquí) consiste de hecho en el erróneo principio de que la autoridad del Estado es ilimitada […]».” Bernard Dumont, Revista Verbo, nº 535-536, mayo-junio-julio 2015, p. 421.

España del desarrollo

“Para poder analizar esta obra debidamente, hay que situarse en el momento exacto de su publicación, ya que su contexto histórico ayuda a entender la importancia de este libro. Es el momento de la España del Desarrollo, cuando se visualiza por la sociedad española y especialmente en el extranjero, que España se encuentra en un periodo de profunda transformación económica y social, que la situará en un nivel de vida equivalente a los países de la Europa occidental del momento.” José Luis Orella, Revista Razón Española, nº 193, septiembre-octubre 2015, p. 217.

Liberalismo católico

“De todas las inconsecuencias y antinomias que se encuentran en Tas gradaciones medias del Liberalismo, la más repugnante de todas y la más odiosa es la que pretende nada menos que la unión del Liberalismo con el Catolicismo, para formar lo que se conoce en la historia de los modernos desvaríos con el nombre de Liberalismo católico o Catolicismo liberal. Y no obstante han pagado tributo a este absurdo plecaras inteligencias y ·honradísimos corazones, que no podemos menos de creer bien intencionados. Ha tenido su época de moda y prestigio, que, gracias al cielo, va pasando o ha pasado ya.” Félix Sarda y Salvany, El Liberalismo es pecado, p. 16.

Franco

“Cualquiera que se haya acercado con amor a la verdad a la vida española de los años 1892 a 1975 -que son los años que vive Franco- tiene que aceptar que estamos ante una figura histórica de primera magnitud, gracias a la cual España no sufrió la experiencia de tantas otras democracias populares y fue capaz de llevar a cabo una transformación económica, social y cultural de tales dimensiones que a la Monarquía restaurada le resultó sencillo el camino hacia la plena normalización democrática, a la vez que el impulso del desarrollo tan enérgicamente iniciado en los años sesenta permitió alcanzar en el último cuarto del siglo XX un nivel de bienestar jamás antes conocido.” Fernando Suárez González, Revista Razón Española, nº 194, noviembre-diciembre 2015, p. 332.