iglesiaPapa Francisco

El perdón es el signo más visible del amor del Padre, que Jesús ha querido revelar a lo largo de toda su vida. No existe página del Evangelio que pueda ser sustraída a este imperativo del amor que llega hasta el perdón. Incluso en el último momento de su vida terrena, mientras estaba siendo crucificado, Jesús tiene palabras de perdón: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen” (Lc 23, 34).

Nada de cuanto un pecador arrepentido coloca delante de la misericordia de Dios queda sin el abrazo de su perdón.

Cardenal Mauro Piacenza

¿Cuáles son los dos presupuestos, las dos “columnas portantes” de la viga maestra de la misericordia? ¿Cuáles son aquellos soportes sin los cuales no podría sostenerse? Puede que muchos se queden estupefactos, pero hemos de afirmar ante todo que, teológicamente hablando, la “misericordia” no es un atributo “originario” de Dios.

Me explico. Con san Juan Apóstol, debemos ante todo confesar que “Deus Caritas est – Dios es Amor”. Podemos y debemos afirmar que Dios, enviando a su Hijo hecho Hombre en Jesús de Nazaret, Señor y Cristo, muerto y resucitado, nos ha hecho conocer que es, en Sí mismo, Amor: Amor de las Tres Personas.

Cardenal Antonio Cañizares

Quiero dar gracias a Dios por los miles y miles de misioneros, especialmente por los misioneros valencianos – sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos-, que han hecho de “las misiones” la razón de su vida, porque se han encontrado con el Señor y lo han visto en sus “hermanos más pequeños”, y han partido para llevarles la gran noticia de que Dios está con ellos y que les quiere; para compartir con ellos el “gran tesoro” que colma todo; para decírselo con obras y palabras, entregando la vida en su favor.

Arzobispo José H. Gómez

No es exagerado decir que las elites culturales y del gobierno parecen ahora estar funcionando como si fueran una nueva religión que está imponiendo una nueva “ortodoxia” en el resto de la sociedad. Y obligándonos al resto de nosotros, a creer lo que ellos creen y a actuar de la manera que ellos quieren que actuemos.

Obispo Demetrio Fernández

Hay épocas en que las circunstancias ambientales favorecen la evangelización y hay otras épocas en las que la evangelización es rechazada frontalmente. En uno y en otro caso, se trata de anunciar a Cristo con obras y palabras, porque sólo en él hay salvación, sólo él es el redentor del hombre, no se nos ha dado otro nombre en el que podamos ser salvados. En definitiva, las dificultades para la evangelización vienen más de dentro que de fuera, vienen de nuestra tibieza o mediocridad para vivir el Evangelio, vienen del poco fuelle con el que afrontamos la tarea. Jesús nos lo advierte, no nos engañemos. Vayamos adelante con la fuerza del Señor. La eficacia está garantizada, si ponemos los medios que Jesús nos propone.

Obispo José Mª Yanguas Sanz

Sabemos que se nos ha dado algo no sólo para nosotros sino para la mejora y el progreso del mundo. Con razón se ha dicho que hay dos factores fundamentales que se oponen al designio de salvación de Dios sobre el mundo: la inclinación a dejarnos arrastrar por la concupiscencia, la violencia y la injusticia, y de otro lado, la presencia de estructuras de pecado que proceden del pecado de los hombres y a ellos conducen directa o indirectamente impidiendo la práctica de las virtudes. Las legislaciones injustas, por ejemplo, que no respetan la dignidad de la persona.