Pablo

32  Pudor y castidad 

La gracia de Cristo mueve al recogimiento de los sentidos, por ejemplo, el de la vista, cuando sobreviene la tentación del impudor. Y lleva también a evitar la frecuentación de aquellos lugares en los que el pudor se ve agredido con tentaciones especialmente graves, como sucede en ciertas playas o espectáculos. Si el cristiano no se ejercita con la gracia de Cristo en la mortificación habitual de sus sentidos, será para él imposible evitar el pecado, y más imposible aún ir adelante en el camino de la santidad. (José María Iraburu)

2  Para obispos masones 

Suprimid los ejercicios penitenciales de Cuaresma, como la abstinencia de carne de los viernes, así como la práctica del ayuno. Impedid los actos de mortificación, que deben ser reemplazados por actos de alegría, de felicidad y de “amor al prójimo”. Decid que los méritos de Cristo son suficientes haciendo que los esfuerzos humanos sean peligrosos, pues pueden interpretarse como falta de fe en Dios. Predicad que debemos tomar en serio la preocupación por nuestra salud estimulando el consumo de carne, especialmente la de cerdo. (EMPENTA)

Combatir el marxismo cultural

Una característica del marxismo cultural, especialmente del gramscismo, es la de politizarlo todo, pero pretendiendo que no se trata de política sino de “ética” simplemente. Así es que muchas personas de buena fe llegan a apoyar ciertas causas, sin darse cuenta de que en realidad lo que hacen es política, y de que las causas que apoyan sirven a los intereses comunistas: por ejemplo, el pacifismo, el desarme, la liberación de Palestina, el ambientalismo, el aumento del papel de la ONU, etc. El hecho de que, durante décadas, la lucha contra el marxismo clásico haya dejado de ser tratada como una prioridad para la Doctrina Social Católica, ha debilitado la capacidad de los fieles, especialmente de los políticos católicos, de reconocer y combatir el marxismo cultural. (María Virginia Olivera de Gristelli – AVE MARÍA)

La escuela debe formar al hombre

La profesora Millán afirma que “los hijos no buscan en sus padres que tengan muchos estudios, sino que sean un modelo de vida plena”. Por otro lado, la autoridad de los maestros se fundamenta en lo que son, pero también en lo que saben. Deben demostrar sus conocimientos y saber transmitirlos: “No es suficiente con que el educador tenga una formación de diez; también debe ser buena persona y tener una serie de virtudes”, asegura Millán. Ya lo decía el Papa San Juan Pablo II: “La escuela debe formar al hombre y no informarle simplemente”. (Elda Mª Millán – RELIGIÓN EN LIBERTAD)

Levonorgestrel, causa el aborto

Nuestro estudio se concentra en el mecanismo de acción del Levonorgestrel. Hemos comparado los datos procedentes de distintos estudios que han sido publicados, aplicando un análisis cuantitativo. El resultado muestra que en la mitad de los casos en los que los embarazos fueron impedidos por el Levonorgestrel, hubo fecundación, hubo concepción del embrión, pero la carga hormonal de la píldora impidió al embrión continuar su proceso de desarrollo, su vida. (Anna Fusina – ZENIT)

Democracia totalitaria

En el fondo, el tirano ya no busca combatir a la Iglesia produciendo mártires, sino desecharla mediante una democracia totalitaria, sutil y perversa que promete solucionar todo aquí y ahora, y cuya solución al final no puede ser otra que la autodestrucción como fin perverso del supremo instrumento del misterio de iniquidad. (Manuel Ocampo Ponce – INFOCATÓLICA)

Inventos humanos

(Porque hay que re-interpretar para re-escribir para re-educar para… destruir. Y, por cierto, ¡deprisa, deprisa! que corre el reloj y ya hemos perdido demasiado tiempo con Juan Pablo II y Benedicto XVI. Lo que decía, por ejemplo, Kasper frente a Küng a los pocos años del Vaticano II y lo que dice desde hace unos pocos años y se reafirma ahora, es para nota. Pero es un ejemplo vivito y coleando.

Una cosa lleva a la otra, necesariamente: se “celebra” juntamente, se “concelebra” fraternalmente, y se participa, luego ya, en la misma Eucaristía. De este modo, se han borrado los perfiles, se han difuminado las fronteras: “todo el mundo es bueno”, todas las religiones son iguales, todas salvan, ninguna lo hace por sí misma, ninguna es verdadera, todas son inventos humanos. (José Luis Aberasturi)