Jesús claado en la Cruz

Amabilísimo Señor mío Jesús crucificado, adoro, profundamente postrado, la llaga santísima de tu mano derecha. Te doy gracias por el amor infinito con que quisiste soportar tantos y tan atroces dolores en satisfacción por mis pecados, que detesto de todo corazón; te pido la gracia de que concedas a la Iglesia victoria sobre sus enemigos y a todos sus hijos el andar santamente por el camino de tus mandamientos.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Amabilísimo Señor mío Jesús crucificado, adoro, profundamente postrado, la llaga santísima de tu mano izquierda, y te pido la gracia para los pobres pecadores y para los moribundos, especialmente para aquellos que no quieran reconciliarse contigo.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Amabilísimo Señor mío Jesús crucificado, adoro, profundamente postrado, la llaga santísima de tu pie derecho, y te pido la gracia de que en todo el clero y en todas las personas a ti consagradas germinen numerosas flores de santidad.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Amabilísimo Señor mío Jesús crucificado, adoro, profundamente postrado, la llaga santísima de tu pie izquierdo, y te ruego por la liberación de las almas del purgatorio, principalmente de aquellas que en vida fueron más devotas de tus santas llagas.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Amabilísimo Señor mío Jesús crucificado, adoro, profundamente postrado, la llaga santísima de tu sagrado costado, y te ruego que bendigas y escuches a todas aquellas personas que se encomiendan a mis oraciones.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

V. – Virgen Dolorosa,

R. – Ruega por nosotros

Jesús crucificado, da valor a estas preces con los méritos de tu Pasión: concédeme la santidad de vida, la gracia de recibir los santos sacramentos en la hora de la muerte y la gloria eterna. Así sea.