P. Alba

Sagrado corazónA Ti cuando en los montes rompe el alba, dejando paso al Sol, con alegre voz venimos a ofrecer nues­tras acciones, Sagrado Corazón.

Gloria a Cristo Jesús. Obras del hombre bendecid al Señor.

Levántese hacia Ti esta mi ofrenda, levántese hacia Ti mi co­razón.

Ofrecimiento del día

Os adoro, Dios mío, y os amo con todo mi corazón.

Os doy gracias por haberme creado, redimido, hecho cristiano y conservado en esta noche.

Os ofrezco todas las acciones de este día; haced que sean todas según vuestra santísima voluntad, para mayor honra y gloria vuestra. Preservadme del pecado y de todo mal.

Vuestra gracia sea siempre con­migo y con todos los míos. Amén.

Actos de fe, esperanza y caridad

Dios mío, creo en Vos, porque sois la suma Verdad.

Dios mío, espero en Vos, porque sois la suma Bondad.

Dios mío, os amo con todo mi corazón, porque sois el sumo Bien.

Ofrecimiento al Corazón de Jesús

¡Divino Corazón de Jesús!

Por medio del Corazón Inmacu­lado de Ma­ría, yo me consagro a Ti y contigo me ofrezco a Dios Padre en tu Santo Sacrificio del Altar, con todas mis oraciones y trabajos, su­frimientos y alegrías de hoy, en re­paración de nuestros pecados, para que venga a nosotros tu Reino, especialmente por las dos intencio­nes confiadas este mes por el Papa al Apostolado de la Oración.

Oración a Ma­ría Santísima

¡Oh, Señora mía! ¡Oh, Madre mía! Yo me ofrezco del todo a Vos; y en prueba de mi filial afecto os consa­gro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón, en una pa­labra, todo mi ser. Ya que soy todo vuestro, oh Madre de bondad, guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra.

Madre aquí tenéis a vuestro hijo. (3 veces.)

En Vos, Madre mía dulcísima, he puesto mi confianza y nunca jamás seré confundido. Amén.

Rezarás tres Avemarías, añadiendo, des­pués de cada una de ellas la siguiente peti­ción:

Madre mía Santísima, guardadme de vivir y morir en pecado mortal.

Oración al Ángel Custodio

Ángel de Dios, que eres mi custo­dio, ya que la soberana piedad me ha encomendado a ti ilumíname, guárdame, rígeme y gobiérname en este día. Amén.

Deprecaciones

Jesús, José y Ma­ría, os doy el corazón y el alma mía.

Jesús, José y Ma­ría, asistidme en mi última agonía.

Jesús, José y Ma­ría, con Vos descansen en paz el alma mía.

Oración a san José

¡Oh san José! Padre adoptivo de Nuestro Señor Jesucristo y castísimo esposo de la Santísima Virgen María, rogad por nosotros y por los agonizantes de este día. Amén.

Bendita sea tu pureza

Bendita sea tu pureza
y eternamente lo sea,
pues todo un Dios se recrea
en tan graciosa belleza.

A Ti, celestial Princesa,
Virgen Sagrada Ma­ría,
te ofrezco desde este día
alma, vida y corazón.

Mírame con compasión,
no me dejes, Madre mía.