Jesús ¡cuanto me ama!Si Dios tuviera un refrigerador, tu fotografía estaría pegada a su puerta.

Si Él tuviera una billetera, llevaría en ella tu foto.

Él te envía flores cada primavera.

Él te regala un amanecer soleado cada mañana.

Las veces que deseas hablar, Él te escucha.

Él puede vivir en cualquier parte del universo, pero eligió… tu corazón.

Reconócelo amigo. ¡Él está loco por ti!

Dios no prometió días sin dolor, risas sin penas, sol sin lluvias, pero prometió fortaleza para el día, consuelo para las lágrimas, y luz para el camino.

Tanto te ama que murió por ti. Ahora mismo, abre tu corazón y déjate amar por Dios.