Pablo

 Sí sabemos

San Juan (Giovanni) Bautista PiamartaNuestros pecados tienen mucha más malicia que el que cometieron los que le entregaron y los que materialmente le mataron. Por una muy directa razón: porque nosotros SÍ SABEMOS lo que le han costado -y le cuestan- nuestros pecados, y aquellos otros sujetos, no. Y, aun así, preferimos -elegimos- pecar. ¿Quién no se estremecerá ante estas dos realidades, tan distintas -muy distintas- pero inseparables en la práctica: el Amor que Dios nos tiene y la maldad del pecado?  (José Luis Aberasturi)

Padres y educadores no se atreven a coger el toro por los cuernos

El problema para mí es que muchos padres y educadores cristianos no se atreven a coger el toro por los cuernos y se callan pensando que no están preparados, sin darse cuenta que con ello lo que hacen es dejar el campo libre a los defensores de la ideología de género. La parábola de los talentos nos indica que quien no hace nada para no equivocarse ya está equivocado (Mt 25, 14-30). Está además nuestra comodidad por medio y el evitar la impopularidad, porque si sostienes lo que la Iglesia Católica y el sentido común defienden te tachan rápidamente de homófono, retrógrado y facha. (Pedro Trevijano Etcheverría)

Humildad y gestos de desapego

Se suele identificar la virtud de la humildad con los gestos de desapego de los bienes materiales y de proximidad a los pobres, pero la humildad no es sólo la actitud reflejada por esos gestos, sino sobre todo el reconocimiento de nuestra pequeñez, nuestra miseria, la infinita diferencia de cualquier creatura con nuestro Creador, Todopoderoso y Eterno. (Carlos González Flórez – EL PAN DE LOS POBRES)

Actos malvados

“¿Después de la Amoris Laetitia (n. 303) uno todavía tiene que considerar como válida la enseñanza de la encíclica Veritatis Splendor n 56 de San Juan Pablo II, basada en la sagrada escritura y en la tradición de la Iglesia, que excluye una interpretación creativa del papel de la conciencia y enfatiza que nunca puede autorizarse a la conciencia para legitimar excepciones a normas morales absolutas que prohíben intrínsecamente actos malvados por virtud de su objeto?”. (Douglas Farrow)

Los actos homosexuales son pecados

Cuando insistí en que también recordásemos la enseñanza de la Iglesia Católica, según la cual los actos homosexuales son pecados, acabaron por pedirme simplemente que me callara, aunque en otras ocasiones me habían permitido hablar, (al principio incluso me habían animado a expresarme, a contribuir al ámbito multicultural con mi perspectiva femenina de Europa del Este). (María Virginia Olivera de Gristelli – CÁRITAS in VERITATE – INFOCATÓLICA)

La Orden de la Inmaculada Concepción

Los franciscanos españoles, entre ellos el cardenal Cisneros, promovieron su culto y su devoción, y Santa Beatriz de Silva junto con la sierva de Dios Isabel la Católica y todo el círculo femenino de ésta (entre ellas, Beatriz Galindo y la también sierva de Dios Teresa Enríquez) dieron origen al nacimiento y la expansión de la Orden de la Inmaculada Concepción: las concepcionista primera Orden contemplativa femenina en pasar a América. (Fr. Santiago Cantera Montenegro, O.S.B. – EL PAN DE LOS POBRES)

Pudor y castidad  (75)

La historia ha conocido sociedades agresivas y sociedades pacificadas por una cultura solidaria sujeta al derecho. En las primeras son frecuentes los duelos, invasiones, venganzas, odios hereditarios, y se resuelven sus frecuentes litigios a estacazos o echando mano de la espada. Las segundas, pacificas o incluso pacifistas, encauzan la agresividad primaria por vías positivas: trabajo, negociación, sujeción a leyes y jueces, actividades artísticas, atléticas, competiciones deportivas. En éstas, lo normal es la convivencia pacífica, y lo raro es la trifulca y la pelea criminal. (José María Iraburu)