Isabel

España santa

San Pedro Chanel - P. Marista y Protomártir de OceaníaEspaña era en la catolicidad lo que Rusia dentro del cisma: una nación que pudo llamarse santa con muchos mejores títulos que Rusia; pero que no quiso hacerlo porque su hondo sentido humano le hacía ver el desacato envuelto en la atribución de tan augusto calificativo a cierta entidad de orden formalmente terreno como es en sí la nación.  (Osvaldo Lira – VERBO)

Masa de impostores

Lo mismo los partidos políticos. Cuando mencionan “su” democracia interna o apelan a ella, o bien se trata de engañar a los miembros o simpatizantes o es una falacia o una mentira coram populo o no saben de qué hablan. Esto último es cada vez más frecuente, dada la indigencia intelectual, por no hablar de la estética y la moral, de la masa de impostores que han conseguido acaparar la vida política. Un síntoma muy inquietante. No es de extrañar, que la democracia esté en quiebra manifiesta y se hable de la necesidad de superarla. (Dalmacio Negro – RAZÓN ESPAÑOLA)

La mujer

Edith Stein

Como un campo más auténtico del trabajo femenino se ha señalado la profesión de la salud, principalmente la de doctora de medicina general, la de ginecóloga y la de pediatra. Contra la admisión de las mujeres a esta profesión se han esgrimido severas objeciones, debido a que el estudio de la medicina pone a la joven en contacto con muchas cosas de las que preferentemente se debería mantener lejos, y debido más todavía a que el ejercicio de la profesión exige extraordinarias energías físicas y psíquicas. Ciertamente forma parte de esta profesión una especial estructura física y psíquica y un amor a la profesión necesario para tomar sobre sí las dificultades que comporta. Pero donde se den estas condiciones, desaparece toda dificultad para que la mujer acceda a dicha profesión.

No igualar la fe luterana con la misericordia

Lutero predicó que la única salida para el hombre era una fe ciega en Cristo, una fe no solamente por encima de la naturaleza, sino también en contradicción con esa misma naturaleza. Esta fe basta para la salvación. Por malo que sea un hombre, con tal que tenga fe, se salvará. Por bueno que sea, toda su bondad no le servirá de nada sin la fe. El equilibrio entre las obras y la fe, predicado por la Iglesia, se rompió, y con ello se rompieron todos los enlaces que hacían posible una vida social y política con justicia y dignidad. Se saca fácilmente esta conclusión de la doctrina luterana: si la naturaleza humana no va le nada, tampoco vale la razón, puesto que la razón pertenece al hombre. Si la razón no vale nada, el hombre no puede descubrir las leyes de la política y de la vida ética. Por lo tanto, la justicia salvo la justicia puramente divina, se reduce a un mito. (Frederick D. Wilhelmsen – VERBO)

  La Virgen siente nuestras miserias (48)

Quiere Dios que nos abstengamos de abusar de su misericordia. Al sentirnos mortificados por el azote, pongamos nuestra consideración en los pecados cometidos y reconozcamos que hemos ofendido a nuestro Dios y Padre. “Justo sois, Señor y justos son también vuestros castigos: Nosotros aceptamos la tribulación que nos enviáis; concédenos fuerza suficiente para sobrellevarla con resignación…” Y si Dios nos continúa enviando más aflicción, acudamos a la Virgen María, consoladora de los afligidos, pues Ella, como nadie, siente tiernamente nuestras miserias, porque es nuestra Madre. (Jaime Solá Grané)

La Iglesia Ortodoxa

La Iglesia Ortodoxa separada de la romana, fue uno de los pilares que sostuvo -al menos desde el siglo XV, después de la caída de Constantinopla a manos de los turcos- el mesianismo ruso con sus ideas de la “Rusia santa” y la “Tercera Roma”; esto es, sirvió de soporte espiritual al nacionalismo y al expansionismo imperial primero ruso y después soviético; como que es la base espiritual, también, de la milenaria política anticatólica de los ortodoxos desde el cisma hasta hoy. Dicho en términos históricos, se trata del cesaropapismo oriental que estragó la unidad de la Iglesia desde el siglo IV y se continúa hasta nuestros días y que fue causa de la nacionalización de la Iglesia, de la servidumbre del clero y de la hostilidad hacia el Papa. (Juan Fernando Segovia – Verbo)

Misión sagrada

La catequesis es misión sagrada de la Iglesia, a través de los sacerdotes y de los padres, así como de cualquier cristiano. Pero es propio de mentalidades raquíticas, partidarias de la “religión en las sacristías”, negar que en todos los medios en donde se forman los hombres, la Iglesia, por encargo de Jesucristo, tiene el deber de enseñar su doctrina. (Mn. José Ricart Torrens – CATECISMO SOCIAL)