Isabel

Moral universal

María dolorosaComo se ve a partir de estas líneas, Sartre objetivamente niega la posibilidad de una moral universal, pero la afirma en la subjetividad. La subjetividad sartreana es una que contiene al otro, a los demás seres humanos. Por ello, la elección propia compromete necesariamente a los demás: es una imagen no sólo del yo individual, sino del hombre como tal, y por ello cada ser humano queda comprometido en ella. (José Luis Widow Lira – VERBO)

Liberalismo y descristianización

El liberalismo, con el sufragio universal y la disolución de las corporaciones, ha desencadenado la lucha de clases, los grandes males del capitalismo injusto. Y el liberalismo, con su rechazo de Dios, es la causa de la descristianización de la sociedad moderna, desde el ámbito de la política. Por tanto, acerca del matrimonio, el liberalismo ha desnaturalizado su esencia y su misión. (Mn. José Ricart Torrens – CATECISMO SOCIAL)

Asociaciones libres

La doctrina de la Iglesia ha sido constante a la hora de acentuar la importancia del gremio como pilar de la vida social natural del hombre, y como institución para la salvaguarda de los intereses de la comunidad y del derecho natural. “Así como los habitantes de un municipio suelen crear asociaciones con fines diversos con la más amplia libertad de inscribirse en ellas o no, así también los que profesan un mismo oficio pueden igualmente constituir unos con otros asociaciones libres con fines en algún modo relacionados con el ejercicio de su profesión”. (Javier de Miguel – VERBO)

Oye nuestra oración (98)

Sea justo o pecador, dice Jesucristo, el que ruega, alcanza. Por esto decía David: Señor, Vos sois la dulzura y la misericordia mismas para aquellos que os invocan. Cuando solicitamos de Dios alguna gracia para provecho de nuestras almas, no nos echa en la cara las ofensas que contra su santidad hemos cometido, sino que, como si siempre hubiéramos sido fieles, oye nuestras oraciones y nos da sus consuelos. (Jaime Solá Grané)

La fuente de nuestra alegría

Subraya por lo tanto que lo más importante es “la calidad del corazón de un sacerdote, la fuerza de su fe y la esencia de su vida interior”. A su juicio los cristianos no lograrán nunca vencer los desafíos del mundo mediante meras herramientas políticas o racionales: “La única verdadera roca para el bautizado es la oración y el encuentro con Cristo (…). La oración es la fuente de nuestra alegría y de nuestra serenidad porque nos une a Dios, que es nuestra fuerza”. Pero no debemos tampoco olvidar que “la alegría es proporcional a nuestra abnegación y unión con Él”. (Ignacio Barreiro – VERBO)

La mujer

Edith Stein

Lo que uno mismo no ha escogido para convertirlo en su propia elección y soportarlo libre y alegremente, sólo lo podrá hacer aquel que en la violencia contra sus inclinaciones ve el gobierno de la voluntad divina y a nada aspira sino a sujetar la propia voluntad en unión con la divina. Pero quien de esta manera entrega su voluntad a Dios, puede estar seguro de una extraordinaria donación de gracias.

Rebeldía

Se produjo entre los estudiantes y las nuevas promociones intelectuales una clara actitud de rebeldía contra lo establecido, paralelo, aunque en otro contexto político, a lo sucedido en otras latitudes, y que podríamos denominar el espíritu del 68, con las referencias del mayo francés y de la denominada “Primavera de Praga”. Lo cual era perceptible en el liderazgo intelectual ejercido por Manuel Sacristán, Enrique Tierno Galván, Ramón Tamames o José Luis López Aranguren; y, desde el exilio, por el historiador Manuel Tuñón de Lara. (Pedro Carlos González Cuevas – RAZÓN ESPAÑOLA)