Papa Francisco

Jesús con la Cruz acuestas camino al CalvarioVino para servir y no para ser servido; nos enseñó que no es grande quien tiene, sino quien da. Fue justo y dócil, no opuso resistencia y se dejó condenar injustamente. De este modo, Jesús trajo al mundo el amor de Dios. Solo así derrotó a la muerte, al pecado, al miedo y a la misma mundanidad, solo con la fuerza del amor divino. Todos juntos, pidamos hoy en este lugar, la gracia de redescubrir la belleza de seguir a Jesús, de imitarlo, de no buscar más que a Él y a su amor humilde. Porque el sentido de la vida en la tierra está aquí, en la comunión con Él y en el amor por los otros. ¿Creen en esto?

Cardenal Juan José Omella

Con buena voluntad, se pueden encontrar muchas fórmulas posibles que garanticen la libertad de las familias para escoger el proyecto pedagógico que prefieran: desde el modelo de un cheque escolar que no subvencione a los colegios, sino a las familias, pasando por profundizar en el actual modelo del concierto educativo en colegios, u otros modelos en que el Estado financie el 100% del coste por alumno en todos los colegios.

Cardenal Carlos Osoro

Hay personas que no tienen conocimiento de que Dios las quiere, ignoran la llamada del Señor, la dignidad de su vida, y su existencia está marcada por la banalidad, viven sin ideales, sin horizontes. No perciben el amor de Dios. Las hay también con un conocimiento falso de Dios, que pierden el sentido de los acontecimientos y falsean y camuflan la verdad de su vida entreteniéndose en opiniones secundarias. Tampoco perciben el amor de Dios. Y hay quienes conocen verdaderamente a Dios, se han dejado amar por Él.

Cardenal Robert Sarah

Queridos jóvenes cristianos, si es permisible que un “anciano”, como san Juan, les hable directamente, también yo les exhorto, y les digo, ¡han vencido al Maligno! Luchen contra cualquier ley contra la naturaleza que se les imponga, y que oponga cualquier norma contra la vida, contra la familia. ¡Sean de aquellos que toman la dirección opuesta! ¡Atrévanse a ir en contra! Para nosotros, cristianos, la dirección opuesta no es un lugar, es una Persona, es Jesucristo, nuestro Amigo y nuestro Redentor. Una tarea les es especialmente encomendada: salvar al amor humano de la deriva trágica en la que ha caído: el amor, que ya no es el regalo de uno mismo, sino sólo la posesión del otro, una posesión a menudo violentamente tiránica. En la Cruz, Dios se reveló a sí mismo como “ágape”, es decir, como un amor que se entrega a la muerte. Amar de verdad es morir por el otro.

Obispo Juan Antonio Reig Pla

Frente a esta situación las familias cristianas están llamadas a ser una unidad de resistencia y se han de organizar como minorías creativas donde florezca la cultura de la vida y la civilización del amor. La respuesta a una sociedad cada vez más violenta, incluida la violencia doméstica y la violencia a la mujer, no está en el debilitamiento de la familia, ni menos todavía en el propiciado multiculturalismo.

Obispo Thomas Daly

“Volvernos al Señor en oración por nuestros líderes políticos, confiándolos especialmente a la intercesión de Santo Tomás Moro, un servidor público que prefirió morir a manos de las autoridades civiles antes que abandonar a Cristo y a la Iglesia”. “También recemos por los no nacidos y por todas las embarazadas”.

San PÍO X

Pascendi Dominici Gregis  (89)

El primero brota del agnosticismo y tiende a demostrar que hay en la religión, principalmente en la católica, tal virtud vital, que persuade a cualquier psicólogo y lo mismo a todo historiador de sano juicio, que es menester que en su historia se oculte algo desconocido. A este fin urge probar que la actual religión católica es absolutamente la misma que Cristo fundó, o sea: no otra cosa que el progresivo desarrollo del germen introducido por Cristo.