Notas, 127-131

Inmaculada Concepción127 – Bell: “62% de 575 hombres homosexuales en un estudio publicado en 1978 habían contraído enfermedades de transmisión sexual por contactos homosexuales”.

128 Rotello: “¿Quién puede querer animar a sus hijos a envolverse en una vida que los expone a tener un 50% de chance de infección por el VIH? ¿Quién podría mantenerse neutral ante tal posibilidad? Si la razón para que la sociedad tolere la homosexualidad es que permite a los niños “gay” tener la misma chance de alcanzar la felicidad, la razón está dañada sin remedio por la epidemia que rechaza la felicidad” (p. 286).

129 Stall: “Aunque se usen diseños complicados, la eficacia de las intervenciones educativas para reducir el riesgo de infección por VIH, no ha podido ser demostrada en forma consistente… Más educación, durante períodos más largos, no pareciera ser efectiva para determinar cambios de conducta en hombres que están crónicamente expuestos a alto riesgo” (p. 883).

130 Calabrese, Harris y Easley: “estudiando una muestra de hombres “gay” viviendo fuera de las grandes comunidades homosexuales de la costa, encontraron que ni la participación en conferencias sobre sexo seguro, leer folletos sobre sexo seguro, recibir consejos de un médico sobre SIDA, ser examinados para anticuerpos contra VIH, ni terapia de consejo en un centro distinto, se asoció con participación en sexo seguro”.

131 Hoover: “La probabilidad sumada de seroconversión (de VIH- a VIH+) antes de la edad de 55 años es de alrededor de 50%, con seroconversión que puede continuar después de esa edad. Dado que este grupo consiste en voluntarios que reciben extensa educación sobre la transmisión del VIH-1, las tasas de seroconversión futuras de la población homosexual general puede ser aún más alta que lo observado aquí” (p. 1190).

Declaración sobre la homosexualidad de la Asociación Médica Católica