Sin título 1

Llegó el momento de la gran tribulación. Con el Beato Fernando supo compartir el dolor, las humillaciones, la prisión y los insultos. No perdió la paz ni la calma en ningún momento.

Sin título 1Camino de la muerte, aún seguía pastoreando a los que lo conducían, repitiendo: “¿Creéis que no hay infierno? Hay infierno. ¿Creéis que no hay Cielo? Hay Cielo”. En lo alto del Puente de la Sierra, en el Km. 5 de la carretera de Villar de Olalla, instantes antes de morir, decía el Beato Cruz: “que Dios os perdone como yo os perdono y bendigo”. Y el Beato Fernando repetía: “Y yo también…”

En el sitio del sacrificio se levanta un monolito recordando su memoria. Los cuerpos de los Beatos Cruz y Fernando descansan en la Capilla del Obispo en la S.I.C.B. de Cuenca.