Tumba de Francisco Franco (Valle de los Caidos)

Pedro L. Llera

España es la Cruz. Y sin la Cruz, España no es nada. Por eso todos los enemigos de España son enemigos de la Cruz. Lo vemos ahora con el caso de la tumba de Franco. Después de cuarenta años, los que perdieron la guerra civil han aprobado una ley -la Ley de Memoria Histórica- para ganarla. Franco ha sido derrotado por “la democracia”. Enhorabuena. Felicidades. Lo suyo resulta realmente patético. Están superando al esperpento más grotesco con su odio. Su estupidez resulta ciertamente de dimensiones cósmicas (y ridículamente cómica). Después de cuarenta años muerto, han derrotado a un cadáver y van a humilla sus restos mortales profanando su sepultura. ¡Héroes, que sois unos héroes!

(INFOCATÓLICA)