J. L. ReL

Jesús te invita a seguirleAl igual que está ocurriendo en España con leyes LGTB como la de Madrid con la cual se ha sancionada con 20.000 euros a la coach Elena Lorenzo, en Estados Unidos también están produciéndose iniciativas legislativas para prohibir la ayuda a personas LGTBI que desean dejar de serlo.

Por ello, un grupo de exgays, exlesbianas y extransexuales se han concentrado frente al Capitolio en Washington para mostrar al mundo sus testimonios y pedir que se pueda seguir ayudando a personas como ellos, que vivieron vidas LGTBI y quisieron dejar de tenerla.

Leyes contra la ayuda para dejar la vida LGTB. En estos momentos la cámara de Representantes, de mayoría demócrata, está proponiendo varias leyes como la de igualdad y la del Fraude Terapéutico que pretenden prohibir todas las terapias ayudas a estas personas. Además, en distintos estados y juntas locales se están tomando medidas similares.

Elizabeth Woning, cofundadora de Changed, organización que engloba a personas que dejaron atrás la vida LGTBI, es una exlesbiana y ahora casada, afirmo ante el Capitolio que “Estados Unidos necesita escuchar que hay diversidad de experiencias LGTB y eso debería afectar a la forma en que nuestro Congreso legisla”.

Esta mujer explicaba que los allí presentes “hemos elegido una ruta diferente para nuestras vidas y al seguir este camino, ya sea a través de asesoramiento profesional o un discipulado basado en la fe hemos alcanzado niveles de plenitud y realización que la mayoría supone que es imposible”.

“Buscan lo que tenemos”. Igualmente, recalcó que “muchas personas, al escuchar nuestros testimonios de satisfacción, busca lo que tenemos”.

Tal y como recoge Life Site News, otro de los presentes era Ángel Colon, un exhomosexual que sobrevivió a la masacre de la discoteca Pulse de Orlando, dónde recibió seis disparos. En su testimonio afirma que “soy conocido como un superviviente del Pulse, pero realmente quiero ser conocido como prueba viviente de que Dios transforma vidas”. En su opinión, “el cambio es posible, y deberíamos tener derecho a compartir nuestras historias”.

Ángel se hizo famoso tras recibir seis disparos en un club de homosexuales. Tras el ataque reconsideró toda su vida y abandonó la vida gay.

Por su parte, April Lockhart es otra exlesbiana que aseguró en el acto que durante años “creí completamente en esta mentira que se perpetúa: que las personas no cambian, no pueden cambiar, y si tratas de cambiarlas es perjudicial para su salud. Eso es una mentira“.

“Las personas pueden cambiar”. Por ello, esta mujer mostró una gran foto en la que aparecía con su esposo e hijos y señaló que se había perdido las mayores alegrías de su vida si no hubiera descubierto que ese cambio es posible“. “Las personas pueden cambiar y lo pueden hacer si quiere, y necesitamos que se nos permita como estadounidenses libres buscar eso”.