El Santo (La revolución del Padre Pío)

El Muy Rdo. P. Julio Chevalier, nació el 15 de Marzo de 1824 en Richelieu pueblecito francés de la comarca de Touraine. Con la razón, se despertó en él un ardiente deseo de ser sacerdote; pero de familia muy pobre, no encontró mas que obstáculos en torno suyo para conseguirlo. Con la gracia de Dios y una voluntad tenaz, consiguió superarlo todo; después de sus estudios literarios en el Seminario Menor de Saint-Gaultier y los teológicos en el Seminario Mayor de Bourges, fue ordenado sacerdote el 14 de Junio de 1851. Dos devociones llenaban su alma, de la misma forma que colmaron su vida: la devoción al Sagrado Corazón y el amor a la Sma. Virgen.

Inspirado y sostenido por esta divina Madre, fundó el 8 de Diciembre de 1854 la Congregación de Misioneros del Sagrado Corazón, en la villa de Issoudun, de donde había sido nombrado vicario. Allí edificó la iglesia del Sagrado Corazón y en ella dedicó una capilla, la primera, a Aquella que él había proclamado Nuestra Señora del Sagrado Corazón. Desde aquel momento, toda su vida, como el Instituto de sus Misioneros, quedaron únicamente orientados a propagar el culto del Sagrado Corazón y la devoción a Nuestra Señora del Sagrado Corazón. Gracias a su celo, esta última se extendió por el mundo entero, despertando en las almas una confianza que vieron recompensada con gracias incontables.

Nombrado por obediencia cura-párroco de Issoudun en 1872, sin dejar de dedicarse incansable al bien de sus feligreses, gobernó y fomentó el progreso de la Congregación de Misioneros del Sagrado Corazón, a la que envió a evangelizar las grandes islas de Oceanía. Sufrió todo género de acosos, de humillaciones, de persecuciones, pero no consiguieron atenuar su celo. Anciano y enfermo, en 1906 fue violentamente expulsado de la casa parroquial. Murió santamente el 21 de Octubre de 1907. Sus restos mortales reposan en la cripta de la Basílica de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, debajo mismo de su altar, donde esperan el día de su gloriosa resurrección.