María y María Magdalena secando la sangre

El Consiliario

* Nunca he llegado a convencer, ni a un solo niño, de que dos más dos son cinco. Tan pequeños y tan carcas. Dicen lo mismo que hace siglos.

* En el manuscrito dirigido a la madre María de Gonzaga, Santa Teresita escribe: “Soy una pobrecita nada y… nada más”. Como San Juan de la Cruz.

* Quién siente amor al prójimo le ayuda siempre. Quiénes se dejan arrastrar por el sentimentalismo abortan a sus propios hijos y aplican la eutanasia al prójimo.

* En la vida vienen fracasos y contradicciones. No hay que obsesionarse con ellos. Hay que vencerlos. Con la gracia de Dios y la protección de María Santísima.

* Dios dijo al profeta Samuel: “Le anuncié (a Elí) que iba a castigar para siempre a su casa, por el pecado de no haber reñido a sus hijos, sabiendo que desprecian a Dios”. Aprendamos de la Sagrada Escritura.

* Los modernistas dicen que “los carcas” son tontos. Porque creen en la trascendencia. No hay ningún ser trascendente. El único trascendente para ellos es la inmanencia. Los animalicos son animalicos.

* 3. “El celibato es un diálogo de amor permanente, amor que es imposible encontrar en este mundo ni comparar con otros amores. Amor pleno, que llena esa sed de Dios” (P. Ignacio María Doñoro, Misionero español en Amazonas).

* “El influjo social de la cultura y los procesos educativos tienen su parte en la formación de la personalidad, pero todo hombre que no se haya deshumanizado hasta una especie de degeneración, ama la verdad, desea conocerla sobre todas las cosas, y procura hallarla con todas sus fuerzas. Existe una profunda armonía entre la Verdad del ser, del mundo y de Dios, y la virtud de la verdad por la cual se desecha la mentira” (Monseñor Héctor Aguer).