«el amor y el dolor constituyen el precio de la gloria eterna»