Sagrada Familia, huida a Egipto

Padre Manuel Martínez Cano, mCR.

En nuestros días, millones de personas emigran en busca de seguridad laboral, social, religiosa, política. José, María y el Niño Jesús también emigraron. Herodes quería matar al recién nacido Rey de los judíos. El Ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: “Levántate, toma al Niño y huye a Egipto, quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al Niño para matarlo”

San José se levantó, tomó al Niño y a su Madre, de noche, y marcharon andando a Egipto. El Santo Patriarca recogió todo lo que pudo de su casa y lo echó a los hombros; ¿dormirían al raso? Imaginaros lo que os parezca. Lo que importa es ser obedientes, a la primera, como nuestro Santo Patrono. Murió Herodes y el Ángel del Señor avisó en sueños a José que podía volver a Israel. Al enterarse que José de Arquelao sucedió a su padre, decidió marchar a Galilea a una aldea llamada Nazaret (donde ha estado un servidor) aunque hacía frío San José sudaba la gota gorda con todo el equipo de viaje sobre sus hombros. Pero el padre virginal de Jesús iba la mar de contento por ser responsable de la vida del Niño y su Madre.

No sé el tiempo que la Sagrada Familia permaneció en Egipto, San José estaba alerta. El Ángel de Dios avisó al Patriarca y no dudó ni un instante en despertar a Jesús y María. A San José aún le dolía la herida en su corazón que le produjo el desprecio que hicieron a Jesús en Belén: “vino a los suyos y los suyos no le recibieron”. Nosotros si los queremos en casa, en el colegio, en la fábrica. Va enseñando el camino del amor a Dios que lleva al Cielo.

Herodes fue el primer jefe de Estado que mandó asesinar a niños inocentes. Satanás ha ido tentando a sus secuaces hasta conseguir el “derecho democrático” del aborto provocado, del asesinato de millones de niños. Crimen abominable que debemos reparar ante Dios con oración y sacrificios y con el testimonio público de manifestaciones, pancartas…

Por haber sido encargado de proveer a las necesidades de la Sagrada Familia, los fieles acuden a San José para pedirle sus necesidades temporales. El miércoles de cada semana y el mes de marzo están consagrado a San José. En honor de San José se celebran dos festividades: el 19 de marzo, San José, Esposo de la Virgen María; y el 1 de mayo, San José, Patrono de los obreros.

¡Viva San José!