En este tiempo de tribulación y apostasía acompañado por una gran crisis en la familia y una crisis de paternidad, recemos a San José y pidamos su ayuda y protección. ¡San José, Terror de los Demonios, ruega por nosotros!