La Virgen María y María Magdalena, empapando con lienzos la preciosísima sangre de Nuestro Señor Jesucristo, después de ser flagelado.