La flagelación cubre de heridas el cuerpo de Jesús. Junto a la traición de Judas, la cobardía de Pedro y el abandono de los apóstoles, todas las heridas abiertas en el corazón de la humanidad se hunden en el corazón del Hijo de Dios hecho Hombre.