La Triunfante Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo

François Vallançon

“¡Cuántos juristas, ante Hitler, ante Stalin, ante el aborto, hacen el papel de inocentes o de indiferentes! Esto puede ser por falta de atención, o por falta de pereza de intención, o por falta de valor”.

Unamuno

María es el nudo de la vida cristiana. En Ella se concentran las oraciones de los fieles para que llegar al Señor, y en Ella las gracias del Señor, para derramarse sobre los hombres.

Paciencia

Hay quienes pierden la cabeza porque se drogan con ideologías corruptas. Otros la pierden por la edad o enfermedad que es lo que ocurre a Teresa. Tiene un genio de mil demonios. A una joven que le está ayudando a comer, le dice tres veces con unas palabras que llegan hasta el pueblo vecino ¡hija de puta! Y tú también eres una puta. La joven aguanta como si no le hubiera dicho nada. Me acercó a ella y dije dos o tres palabras a la anciana. Se calla y no volvió a insultar. Dos días después, viene hacia mi tranquila y sonriente y me dice: “Padre, me puede dar un rosario”. Y se lo di.

Castigos de Dios

En 1335 el Concilio de Lund, había obligado a los sacerdotes a “tan pronto como Dios hace caer sobre la tierra la peste, el hambre, la guerra, las tormentas o la sequía, a causa de nuestros pecados, exhortar a todo el pueblo a la penitencia y a las oraciones fervorosas, sin esperar los mandatos de los obispos (Can. 12).

San Juan Eudes

“Ser cristiano y ser santo es la misma cosa. Quizás me preguntaréis cómo puede ser que una criatura tan frágil, débil y miserable como el hombre, pueda ser santa como Dios es santo. Pero yo os responderé que, aunque esto sea imposible para la debilidad humana, sin embargo, es posible e incluso fácil con la gracia de Dios que no niega a nadie cuando se la pide de todo corazón. ¿Qué hay que hacer para ello? Sólo una cosa y una cosa que es muy dulce. ¿Qué hay más dulce y más fácil que amar? Amad a este Dios tan bueno y amable y seréis santos”.

Monja valiente

Estos días han dado la vuelta al mundo las imágenes de una monja en Myanmar que se arrodilló ante la policía que disparaba a unos manifestantes. Su nombre es Ann Rose Nu Twang, pero estamos seguros de que no le preocupa que se conozca, sabemos que es una monja católica porque no hay monjas que no sean católicas y porque viste como tal: “me bajé y fui frente a la policía, viendo a los manifestantes que estaban en peligro. Decidí protegerlos aun a riesgo de mi vida y por eso fui a los policías y les rogué: solo golpéalos con palos, si quieres disparar, hazlo conmigo, no puedo soportar tanta violencia”. Seremos raros, pero nos sentimos orgullosos de esta monja y de sus poderosas armas, ya Santa Clara paró a los sarracenos a las puertas de su casa armada de la Eucaristía. Esta es la Iglesia que nos gusta y no la que convierte los lugares consagrados el culto en rarezas para turistas.

En contra de Dios

“Ea, vamos a edificamos una ciudad y una torre con la cúspide en los cielos, y hagámonos famosos, por si nos desperdigamos por toda la haz de la tierra”. La Ciudad Terrena pretende llegar a los cielos sin Dios y en contra de Dios, desafiando su poder. Pero solo Dios es Dios. Y basta una epidemia, un terremoto, un volcán, un maremoto… Y toda la Torre de Babel del hombre ensoberbecido se viene abajo como un soplo. (José Luis Aberasturi)

COMUNICADO

1. En el día de hoy se le ha comunicado a Mons. Juan Antonio Reig Pla, Obispo Complutense, que la prueba PCR que se le realizó en el día de ayer ha resultado positiva.

2. Mons. Reig no presenta síntomas relevantes, se encuentra bien y permanece en aislamiento en sus habitaciones con el tratamiento pertinente.

3. Encomendamos a la Sagrada Familia de Nazaret, Jesús, María y José, la salud y el ministerio de nuestro Obispo y rogamos a todos -al tiempo que damos las gracias- oraciones por las víctimas de esta pandemia, por los enfermos, por los vulnerables, por los familiares, por los sanitarios, por las autoridades, así como por el propio don Juan Antonio y sus colaboradores más estrechos.

Alcalá de Henares, a 11 de marzo de 2021 Año de San José y de Ntra. Sra. la Virgen de la Victoria de Lepanto