Le acercaban a Jesús niños para que los tocara, pero los discípulos les regañaban.
Al verlo, Jesús se enfadó y les dijo: «Dejad que los niños se acerquen a mí: no se lo impidáis; de los que son como ellos es el reino de Dios. Os aseguro que el que no acepte el reino de Dios como un niño, no entrará en él».

El Consiliario

* Si te pones enfermo y el doctor tiene que aplicarte un estetoscopio al pecho, da las gracias a Laennec, un reputado médico católico, por la invención de ese instrumento.

* Si en el cacharrito había algunas piezas de plástico, no te olvides de que la baquelita, el primer plástico lleva el nombre del reverendo padre Bakel, nada menos que un sacerdote católico, precursor de la industria de los plásticos.

* Si sigues acatarrado o enfermo, tal vez tengan que sacarte una radiografía; pero, aunque “rayos X” sea más fácil de pronunciar, su verdadero nombre es rayos Roentgen, en honor de su descubridor católico.

* Y como una cosa lleva a la otra, acaso se te ocurra pensar en las radiaciones que emiten los cuerpos radioactivos; en ese caso recuerda que se los llama rayos Becquerel en honor de un excelente católico, Henri Becquerel, que los descubrió y los estudió en las sales del uranio.

* “La Santa Iglesia durará hasta el fin de los siglos. El final de la Iglesia no quedará aherrojado por el poder del mal sino vivirá triunfante y gloriosa porque el final de la Iglesia será el triunfo de la conversión del mundo” (Padre Alba).

* Los sin Dios se han cegado así mismos rechazando la luz Divina. Andan desvariando entre tinieblas.