santa faustina kowalskaMontserrat

Oración por la patria y el mundo

“Año 1934. El día de la Asunción de la Santísima Virgen no fui a la Santa Misa. La doctora no me lo permitió, pero oré con fervor en la celda. Poco después vi a la Virgen que era de una belleza indescriptible y que me dijo: Hija mía, exijo de ti oración, oración y una vez más oración por el mundo, y especialmente por tu patria. Durante nueve días recibe la Santa Comunión reparadora, únete estrechamente al sacrificio de la Santa Misa. Durante estos nueve días estarás delante de Dios como una ofrenda, en todas partes, continuamente, en cada lugar y en cada momento, de día y de noche, cada vez que te despiertes, ruega interiormente. Es posible orar interiormente sin cesar.” Santa Faustina Kowalska, Diario de Santa Faustina Kowalska, nº 325.

La fe ilumina a España

“Nosotros creamos el teatro popular y teológico de los Autos Sacramentales, y el teatro caballeresco en el que el honor, aunque exagerado, era al fin, como un caballero que lo albergaba, una creación de la Iglesia, que ignoró el mundo antiguo, y que va ignorando el moderno en la misma proporción en que se aparta de la Iglesia. Con la antorcha de su fe ha iluminado España todas las regiones del arte, representando la Religión al reproducirse a sí misma. Y en todas las formas artísticas, en las plásticas y literarias, brillan aquellos caracteres que sin la influencia religiosa no estarían siempre asociados, cuando las tendencias de otros pueblos tan frecuentemente los disgregan.” Juan Vázquez de Mella, El Verbo de la Tradición, p. 65.

Evolución militar

“La evolución militar obligó a ambos bandos a adaptarse a las circunstancias del momento. Así, los nacionales fijaron su primer objetivo en la toma de Madrid, con la seguridad de que si caía la capital, el resto del territorio republicano se rendiría. De esta manera, desde Navarra, un cuerpo de ejército se plantó en la zona norte de Madrid tras pasar el alto de Somosierra al mando del general Mola. Mientras que desde Sevilla, una vez asegurada, la columna de África subía por Extremadura, hasta tomar Badajoz y avanzar hacia Madrid al mando del general Franco, que todavía no era el jefe militar y político de su bando. En el avance, esta columna se desvió, una vez llegados a la localidad de Maqueda, para rescatar a los sitiados en el Alcázar de Toledo.” Juan E. Pflüger, www.gaceta.es, Revista Empenta, nº 99 (2º Trim 2015), p. 31.

Legitimidad y legalidad

“La legitimidad, por ejemplo, se identifica a menudo con la legalidad, a veces con la legalidad constitucional, otras como vía para la formación y constancia del consentimiento. Los que atribuyen este significado a la legitimidad no advierten los problemas que este modo de entender la legitimidad ha creado: aplicando un procedimiento formalmente correcto se pueden «legitimar», en efecto, cosas absurdas, regímenes totalitarios, ordenamientos que se denominan «jurídicos» pero que violan el derecho, como ha ocurrido históricamente y como ocurre también hoy en día.” Danilo Castellano, Revista Verbo, nº 535-536, mayo-junio-julio 2015, p. 520.

Un poco de humildad

“A Unamuno le faltó en poco de humildad para aceptar la inmensa tradición de ciencia y de fe católica y quiso racionalizarlo todo. Veinte siglos de historia suponen mucho y hubiera sido preferible el que interrogara humildemente a esos veinte siglos en vez de interrogarse tanto a sí mismo y pedir a la razón una solución que diera respuesta matemática a lo que llamaba fe, exigencia del sentimiento humano, y no hacer caso de la gracia que actuaba y tercamente rechazaba porque su entendimiento se resistía.” José María Pemán, Revista Razón Española, nº 196, Marzo-Abril 2016, p. 204.

Periodistas prudentes

“Liberales prácticos son también los que rehuyendo explanar la teoría liberal, que saben está ya desacreditada para ciertos entendimientos, procuran, no obstante, sostenerla en el procedimiento práctico de todos los días, escribiendo y perorando a lo liberal; proponiendo y eligiendo candidatos liberales; elogiando y recomendando sus libros y personas; juzgando siempre de los sucesos con el criterio liberal; manifestando siempre odio tenaz a todo lo que tienda a desacreditar o menospreciar su querido Liberalismo. Tal es la conducta de muchos periodistas prudentes.” Félix Sarda y Salvany, El Liberalismo es pecado, p. 23.

Libertad negativa

“Un orden racional sustituye al orden natural; carente de historia y de fines, supone una huida del mundo; en lugar de la acción moral, la ley, la libertad, aparecen otras categorías, como la voluntad de acción sin obstáculos o la ley como objeto autónomo que produce su propia obligatoriedad. De entre todas estas categorías, Danilo Castellano destaca, nuevamente, la de la libertad negativa, como libertad absoluta y por ello, sin criterio, pura decisión ex nihilo. De este modo, no es libertad como elección y alternativa (frente al vicio, por ejemplo), sino enajenación, remoción de obstáculos, afirmación del yo (en consonancia con la emancipación practicada por el Iluminismo).” Joaquín Almoguera Carreres, Revista Verbo, nº 537-538, agosto-septiembre-octubre 2015, p. 583.