santos-catolicosRosa

 «No damos prueba de que amamos a Dios, si por una pequeña dificultad dejamos de servirle con fidelidad. Para hacer frente a las dificultades es necesaria la fortaleza».

Santa Genoveva Torres Morales

«Pido ser enterrado junto a un Sagrario, para que mis huesos, después de muerto, como mi lengua y mi pluma en vida, estén siempre diciendo a los que pasen: ¡Ahí está Jesús! ¡Ahí está! ¡No lo dejéis abandonado!».

San Manuel González García

«Cuanto más abrazamos la cruz, más estrechamos a Jesús que está clavado en ella».

Beato Charles de Foucauld

«Los días en que no hemos ayudado a nadie no merecen considerarse entre los días útiles de nuestra vida».

San Ciriaco Elías Chavara

«Yo rezo después de largo tiempo y siento que es la oración sola que ha podido darme la fuerza de presentarme aquí hoy día»,

Beata María Anna Blondin

«Amable penitencia, tú serás mi tabla de salvación después del naufragio».

Beato César de Bus

«Nuestra vida solamente tiene valor en proporción a nuestra fidelidad en aceptar y cumplir la santa voluntad de Dios. Lo entendemos mejor con el transcurso de los años, y el alma que ama a su Dios se aplica cada vez más a esa deseable conformidad ».

Madre Adela Garnier