Papa Francisco

Cuando el hombre se vuelve esclavo del dinero es Dios quien pone límite a ese apegamiento al dinero. Y no es una fábula que Jesús inventa: es la realidad. ¡Es la realidad de hoy! La realidad de hoy. Tantos hombres que viven para adorar al dinero, para hacer del dinero su propio dios. Tantas personas que solo viven por eso, y la vida no tiene sentido. Así será el que amasa riquezas para sí -dice el Señor- y no es rico ante Dios.

Cardenal Robert Sarah

La Guerra de la Vendée - Los Mártires Olvidados de la Revolución FrancesaVuestra obra se eleva sobre esta tierra como un canto que lleva consigo el recuerdo de los mártires de la Vendée. ¡Hacéis revivir a esos trescientos mil hombres, mujeres y niños, víctimas del Terror! Dais voz a aquellos a quienes se quiso silenciar, ¡porque rechazaban la mentira de la ideología atea! ¡Rendís homenaje a aquellos a quienes se pretende ahogar en el olvido porque rechazaban que se les arrancara la libertad de creer y de celebrar la misa!

Cardenal Juan José Omella

En la pastoral vocacional es necesario que todos colaboremos. Las familias acompañando a sus hijos al encuentro personal con Jesucristo. La Iglesia ayudando a las familias en su misión. Y los ministros ordenados (diáconos, presbíteros y obispos), con nuestro testimonio de autenticidad, de amor y agradecimiento por la vocación recibida, desvelando en los jóvenes llamados por Dios el deseo profundo de ser un día como nosotros.

Cardenal Antonio Cañizares

Cristo no es un lujo, una opción facultativa, una idea ornamental; su presencia o su ausencia (vale decir nuestra acogida o nuestro rechazo) tocan lo profundo de nuestro ser y determinan nuestra suerte. Él es el Señor y reclama espacio en nuestros pensamientos, en nuestras decisiones, en nuestra vida: nuestra inteligencia no vive sin esta “memoria”; nuestra voluntad no se rige sin esta “obediencia”; nuestra humanidad no se realiza plenamente si no busca crecer en esta vinculación y en esta conformidad, esto es en su “comunión”.

Cardenal Leo Burke

Recurriendo en gran parte a la enseñanza y escritos del Papa san Juan Pablo II, junto con otros padres de la Iglesia, el cardenal Burke trató de la apostasía de la fe, los “frutos venenosos del fracaso de pastores de la Iglesia”, la naturaleza del tercer secreto de Fátima, y también la necesidad urgente de consagrar a Rusia al Corazón Inmaculado de Nuestra Señora tal como Ella solicitó.

San PÍO X

  Pascendi Dominici Gregis  (18)

En consecuencia, el sentimiento religioso, que brota por vital inmanencia de los senos de la subconsciencia, es el germen de toda religión y la razón asimismo de todo cuanto en cada una haya habido o habrá. Oscuro y casi informe en un principio, tal sentimiento poco a poco y bajo el influjo oculto de aquel arcano principio que lo produjo, se robusteció a la par del progreso de la vida humana, de la que es -ya lo dijimos- una de sus formas. Tenemos así explicado el origen de toda religión, aun de la sobrenatural: no son sino aquel puro desarrollo del sentimiento religioso. Y nadie piense que la católica quedará exceptuada: queda al nivel de las demás en todo. Tuvo su origen en la conciencia de Cristo, varón de privilegiadísima naturaleza, cual jamás hubo ni habrá, en virtud del desarrollo de la inmanencia vital, y no de otra manera.