Isabel

La mujer

Edith Stein

Santa Catalina DrexelLuego está la participación inmediata en el trabajo mediante la ayuda directa, tal como sucede en los buenos matrimonios modernos, y como sucedía ya antes de manera amplia: por lo general en la vida rural, pero también frecuentemente en las empresas comerciales (especialmente en las pequeñas empresas).

Falta de contacto

La falta absoluta de contacto entre la Rusia de Pedro el Grande y la España de la Casa de Austria puede considerarse como una de las mayores desgracias para el mundo moderno, sin que esto implique considerar corvo ideal la época española de Felipe IV y el Rey hechizado. Estadista de extraordinarias cualidades a la vez que terriblemente superficial, el zar Pedro corre como un alocado tras un orden social-económico que no tolera regulación alguna de orden moral; es la economía cartesiana, proyección colectiva de un cuerpo humano que ha venido a encontrar fuera del alma su formalización sustancial. (Osvaldo Lira – VERBO)

  Restaurar el orden (40)

El castigo ha de existir, pero Dios no castiga con gusto, y renuncia al castigo cuando el hombre se pone enérgicamente a restaurar el orden, mediante la penitencia, la confesión, la expiación, el sufrimiento soportado con paciencia: todo lo acepta Dios cuando comprueba la buena voluntad del hombre para reparar el mal cometido. El hombre puede suplir el castigo que Dios pueda imponerle con el castigo voluntario que él mismo se imponga. (Jaime Solá Grané)

Europa

Desde la Reforma y especialmente desde la Ilustración se ha dado por sentado que la única salida posible para toda la Europa occidental, al menos, era la imposición sin excepciones del combinado ideológico materialista-progresista-individualista-inmanentista-liberal-nacionalista, con su tardía y parcial ampliación socialista y marxista. Nuestra Europa es así y ha recorrido ese camino, pero en el siglo XVI, al hacer crisis la Edad Media cristiana, no estaba escrito que fuese la única opción posible. (François Fejto – RAZÓN ESPAÑOLA)

Optimismo y pesimismo

Puede parecer extraña esta doctrina de la conciencia que debería desembocar en el optimismo, lo que parecería no sólo lejano sino opuesto del “pesimismo” luterano. Pero no es así. Lutero, en efecto, pone las premisas para el elogio de esta conciencia/no conciencia, para el nihilismo ético que acaba -sólo por exigencias de la convivencia- por encontrar puntos de apoyo en la ley positiva del Estado o en la normatividad sociológica. La doctrina hegeliana del Estado ético, es decir creador de la ética, lo confirma. (Danilo Castellano – VERBO)

La verdadera educación sexual

La educación llamada sexual tiene que ser verdadera, hecha individualmente, teniendo presente que por encima de la materialidad genésica, la voluntad tiene un papel de primer orden, que sólo puede cumplir fortificada por la gracia santificante y el cultivo de la castidad, virtud eminentemente fuerte y superior. Encenagarse en meras informaciones fisiológicas es convertir el cuerpo humano en animalidad. La experiencia muestra el fracaso de esta educación sexual, perniciosa por sectaria, que causa víctimas innumerables. En Suecia, desde que se introdujo esta pedagogía sexualista,  (Mn. José Ricart Torrens – CATECISMO SOCIAL)

Se pinta de humanismo

Lo que interesa es la realidad de este mundo, no la ilusión de otro mundo. Y la realidad de este mundo es el hombre. La crítica de la religión por el comunismo marxista se pinta de humanismo redentor del hombre por el hombre, pues al final, desmitificada la religión y destruida la alienación -para decirlo con el viejo Protágoras-, el hombre es la medida de todas las cosas. (Juan Fernando Segovia – Verbo)