Isabel

Desconocimiento absoluto

San Valeriano de Roma - MártirY aquí llegamos a la segunda causa del engaño de Soloviev: su desconocimiento absoluto de la realidad espiritual hispánica. El haber tenido noticias acerca de ella habría ampliado considerablemente sus horizontes, descubriéndole aspectos nuevos y mucho más perfectos que los que él había visto, de llegar a la colaboración leal, sincera y continuada entre la Iglesia y el Estado. (Osvaldo Lira – VERBO)

Democracia sacralizada

A pesar de las afirmaciones de Michels en el prólogo de 1915 a la edición inglesa de su obra, de que es “una ley sociológica más allá del bien y del mal” y “la democracia conduce a la oligarquía y contiene necesariamente un núcleo oligárquico”. Tal vez por temor a que se interpreten como una crítica a la sacralizada democracia, que condiciona, paraliza y descompone como una religión a las mismas Iglesias. (Dalmacio Negro – RAZÓN ESPAÑOLA)

La mujer

Edith Stein

No sería nada difícil mencionar las cosas admirables que realizan las mujeres en sus variadísimas profesiones. Pero esto no prueba que se trate de obras específicamente de la mujer. No toda mujer es una realización pura de la esencia femenina. Las individualidades no son simples diferenciaciones de la naturaleza femenina sino muchas veces acercamientos al ser masculino y por eso se capacitan para una obra que no se puede considerar como específicamente femenina. Si la conservación y el desarrollo de la vida humana y de lo humano son la tarea específica de la mujer, entonces serán tareas específicamente femeninas aquéllas en que tal capacidad sea también posible fuera del matrimonio.

El protestantismo nació de la desesperación de Lutero

Lutero, en la sazón de su vida, se sentía un fracaso espiritual. Según su propio testimonio, había hecho todo lo posible para alcanzar una unión con Dios. Pero todos los ejercicios espirituales, todas las penitencias, todas las abnegaciones, todos los sacrificios, habían sido en balde. Dios estaba tan distante como siempre, y él, Lutero, se sentía tan abandonado como si nunca hubiese hecho aquel esfuerzo heroico para lograr la santidad. Se angustiaba, y dentro de esta angustia personal nació la herejía del luteranismo y, por lo tanto, del protestantismo en general. Se puede decir, sin exageración, que el protestantismo tiene como padre la angustia o la ansiedad; en una palabra, la desesperación, por parte del hombre, de su propia naturaleza. (Frederick D. Wilhelmsen – VERBO)

No envidies al pecador (46)

San Bernardo dice: “Imposible es pasar de los placeres de la tierra a los del Paraíso”. Por esto exclama el salmista. «No envidies, hijo, al pecador que camina prósperamente por una vida malvada… Será feliz en esta vida, pero infeliz en la eternidad. Alégrate, pues, pecador, y da gracias a Dios, al ver que en esta vida te castiga y toma venganza de tus pecados porque muestra en esto que quiere usar contigo de misericordia en la eternidad”. (Jaime Solá Grané)

La revolución es el non serviam satánico

Si la naturaleza del comunismo es la que denunciara Pío XI, debemos ver en él algo más que un sistema político o una ideología. Elías de Tejada tuvo en cuenta estos dos rostros de la revolución marxista y los sintetizó de modo admirable: “La revolución es por fuerza el eco por los recovecos del tiempo del non serviam luciferino. La revolución es la secularización de la felicidad, es la sustitución de la revelación divina por un mito hechura de la razón humana”. (Juan Fernando Segovia – Verbo)

Atropello tiránico

Democratización de la enseñanza. Si la democratización significa la extensión de la misma para todos los niños, es un ideal justo y laudable. Pero si por democratización se oculta el designio de monopolizar estatalmente toda la enseñanza, suprimiendo la escuela privada y canalizando todo el presupuesto y gasto público de la misma únicamente en favor de la escuela estatal, nos encontramos ante un atropello tiránico del peor cuño. (Mn. José Ricart Torrens – CATECISMO SOCIAL)