El Párroco

San Damián de Molokai - (José de Veuster)*La Ley eterna divina está grabada en las tablas que Dios entregó a Moisés en el Sinaí y también en los corazones de todos los hombres y mujeres.

*Si confiamos en Dios, si nos convencemos de que Dios nos ama, no nos quejaremos de nada. Todo viene de Él para que seamos santos. ¡Jesús en Ti confío!

*La caridad se ha enfriado y ha muerto en muchos corazones. Sólo con lo que unos malgastan y desperdician, desaparecería el hambre y la miseria del mundo.

*“San Cirilo de Alejandría nos exhorta: “Ahora recibes el perdón de tus pecados y las gracias que te otorga la munificencia de tu rey, cuando sobrevenga la lucha, pelea denodadamente por tu rey”. A combatir los nobles combates de la fe.