El Párroco

San Alberto Adamo Chmielowski - Fundador* ¡Adúlteros! ¿No sabéis que amar al mundo es odiar a Dios? ¡Perdón!, lo dice el Apóstol Santiago. Y prosigue: “El que quiere ser amigo del mundo, se hace enemigo de Dios”. Lean la carta entera de Santiago.

* Ante los ataques de los demonios y la atracción de las tentaciones, los santos sabían discernir la voz de Dios. Siempre acertaban, porque tenía el don de la ciencia, que el Espíritu Santo concede. No todo el mundo está capacitado para discernir.

* Jesús dijo a sus apóstoles que hay una especie de demonios que sólo pueden ser expulsados “Con oración y ayuno”. Miles de monjas y monjes contemplativos, lo hacen diariamente, para librar a sus hermanos del mundo de las asechanzas del demonio. A mí me lo dijo un cartujo: nosotros somos la vanguardia de la Iglesia. Oramos constantemente por la salvación de nuestros hermanos que viven en el mundo.