Obra Cultural

vasili-nesterenko-las-bodas-de-cana-galilea-the-marriage-feast-at-cana-in-gallilee-2001Reflexiones de un católico sobre la demoledora afirmación radical de los testigos de Jehová que se expresa así: Jesucristo no es Dios.

Ellos «solamente» afirman lo que dice la Biblia; Pero, desde luego, la Biblia no dice que «Cristo no es Dios». Dice todo lo contrario. Bien se ocupan los «testigos» de demostrar las afirmaciones bíblicas de que Jesús es Dios.

La Sagrada Escritura, en verdad, establece que no hay más que un solo Dios. Por ejemplo:

lsaías 44,6: Fuera de Mí no hay Dios.

lsaías 45,21: No hay otro Dios fuera de Mí.

Deuteronomio 6,4: Yahvé, nuestro Dios, Yahvé es uno.

Deuteronomio 32,39: No existe Elohim fuera de Mí.

Esas rotundas afirmaciones cierran bíblicamente la puerta para que se pueda afirmar que hay más de un Dios. Pero no la cierran, antes bien la abren, para poder llegar al Nuevo Testamento y afirmar que hay un solo Dios en tres personas divinas.

Se detecta a Dios con «cierta» pluralidad

En el Génesis, sin embargo, se detecta a Dios con cierta pluralidad:

Génesis 1,26: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza.

Génesis 3,22: He aquí al hombre hecho como uno de nosotros.

En Isaías 6,8 pregunta Dios: ¿Quién irá de nuestra parte?

Tal «pluralidad» en Dios nos deja abierta la puerta a esta pregunta: ¿Será el único Dios una solitaria persona, o habrá en Él una estrecha unidad de varias personas?

Hay otra cosa sorprendente que pasamos a decir. La cita de antes (Deuteronomio 6,4) viene a ser así. en el original hebreo:

Schema, Yisrael; Adonai Elohehun, Adonai ejad {Oye, Israel, mis Señores nuestros Dioses, mis Señores uno-colectivo es).

Es bien curioso que «Adonai» y «Elohehun» son plurales propiamente·; Y luego la palabra «ejad». Ejad significa «uno solo», pero cuando el «uno solo» está formado de varios. Por ejemplo:

Génesis 1,5: Tarde y mañana (ejad) día.

Génesis 2,25: Serán las dos una (ejad) sola carne.

Cuando se trata de «un solo uno», se emplea otra palabra: «yajid»:

Génesis 22,2: Tu único (yajid) hijo.

Jueces 11,34: Su hija única (yajid).

¿No nos deja la unidad (ejad) de Dios, abierta la puerta a la trinidad de personas?

Hacia el Nuevo Testamento

Otras líneas bíblicas nos van abriendo la Revelación hacia el Nuevo Testamento. Creo que debemos parar mientes en frases como las siguientes:

Isaías 44,24: Yo soy el Señor, creador de todo. Yo sólo desplegué el cielo, yo afiancé la tierra. ¿Y quién me ayudaba?

Isaías 45, 12: Mis propias manos desplegaron el cielo.

Hebreos 1,10 dice de Cristo lo que el Salmo 102,26 dice de Dios: Los cielos son obra de tus manos.

Pues cuando el Nuevo Testamento nos diga que por Cristo fueron hechas todas las cosas (Colosenses 1,16), ¿cómo vamos a afirmar con la conciencia tranquila otra cosa que «Jesucristo es Dios»?

La Escritura dice que Jesús es Dios

Veámoslo a continuación:

  • Salmo 23, 1: Yahvé es mi Pastor.

Salmo 28,9: Salva a tu pueblo; pastoréalos.

Juan 10,11: Yo (Jesucristo) soy el Pastor, el bueno.

YAVE ES EL PASTOR. JESUS ES EL PASTOR

Salmo 36,10: Por tu luz vemos la luz.

Juan 8, 12: Yo (Jesucristo) soy la luz del mundo. El que me sigue tendrá la luz de la vida.

  • Salmo 36, 10: Junto a Ti está el hontanar de la vida.

Juan 14,6: Yo (Jesús) soy la vida.

  • Salmo 29,3: Yahvé sobre las aguas caudalosas.

Juan 6,19: Ven a Jesús caminando sobre las aguas (sobre el mar).

  • Salmo 65,8: Dios aplaca el bramar o furor de los mares, y el estrépito de las olas.

Salmo 89, 10: Tú, Yahvé, dominas la soberbia del mar.

Salmo 107,28: Y clamaron a Yahvé en su angustia, de su tribulación o apretura los libró.

Salmo 107,29: Convirtió la tormenta o huracán en céfiro, en aura leve, y se callaron las ondas del océano, las olas se calmaron.

Mateo 8,23: ¡Señor (Jesús), sálvanos! Nos hundimos. Entonces reprendió a los vientos y al mar y hubo una gran calma.

Mateo 14,30: Al sentir Pedro el viento, temió; y al empezar a hundirse gritó: «¡Señor, sálvame!» Y en cuanto subieron a la barca cesó el viento (v. 32).

Mateo 14,34: Y llegaron a tierra; terminaron (felizmente) la travesía.

Leyendo todas estas cosas, ¿nos quedaremos preguntando «quién es éste», o exclamaremos decididos: ¡Tú eres Dios!?

Continuemos viendo la Sagrada Escritura

  • Eclesiástico 18,2: El Señor es el único sin tacha.

1.ª Juan 1,8: Si decimos: «No tenemos pecado», nos engañamos.

Juan 8,46: ¿Quién de vosotros -pregunta Jesús- me puede acusar de pecado?

1.ª Pedro 1,19: Cristo, como cordero sin defecto ni mancha.

1.ª Pedro 2,22: No cometió pecado.

El único sin pecado es Dios, es Cristo

  • Isaías 45,5: Yo soy el Señor, y no hay otro.

Salmo 136,5: Señor de los señores.

Apocalipsis 17,14: (Cristo) es el Señor de los señores.

Salmo 10,16: Yahvé es Rey.

Isaías 33,22: El Señor es nuestro Rey.

2.Macabeos 13,4: Rey de los reyes.

Apocalipsis 19,16: El Verbo de Dios lleva este título: «Rey de reyes y Señor de señores».

SOLAMENTE YAVE ES EL SEÑOR. Y CRISTO ES EL SEÑOR

Pero la Escritura no para aquí. Sigamos:

  • Isaías 33,22: El Señor es nuestra salvación.

1.ª Juan 4, 14: El Padre lo envió como Salvador del mundo.

Judas 25: Gloria al único Dios nuestro Salvador, por Cristo.

Isaías 43,3: (Dios) es tu Salvador. Y fuera de Mí no hay Salvador.

  • Jeremías 17,9: Yo (Dios, Yahvé) sondeo el corazón.

Juan 2,24: Jesús conocía a todos; conocía qué había en el hombre.

  • Isaías 35,4: Mirad a vuestro Dios, viene en persona y os salvará.

1.ª Juan 4, 14: El Padre ha enviado a su Hijo como Salvador.

  • Isaías 35,5: Se abrirán los oías del ciego, los oídos del sordo se abrirán, la lengua del mudo cantará.

Mateo 11,4: Jesús dijo: Lo que oís y veis: los ciegos recobran la vista, los cojos andan, los sordos oyen. ¡Y feliz el que no se escandalice de mí!

  • Malaquías 3, 11: He aquí que yo (Dios) envío mi mensajero delante de Mí.

Mateo 11,10: Del Bautista está escrito que él es el mensajero delante de Mí.

  • Isaías 48, 12: Yo (Dios) soy el primero y el último.

Apocalipsis 1,17: Yo (Jesucristo) soy el primero y el último.

  • Joel 2,32: Todo el que invoca el nombre de Yahvé será salvo.

Hechos 4, 12: No existe otro nombre (el nombré es la persona) en el cual hayamos de ser salvos (que Jesucristo).

  • Isaías 45,24: Ante Mí (Dios) se doblará toda rodilla.

Filipenses 2, 10: En el nombre de Jesús se doblará toda rodilla.

Hagamos ahora un repaso por el Apocalipsis:

Por ejemplo, en el capítulo 1,6; 5, 12; 19,1; 4, 11; 5, 13; 7, 12 se ve que la gloria, el poder, el honor, etc., son tanto para Dios como para Cristo.

En 5,8 como en 4, 10 se adora a Cristo y a Dios.

En 1,17 y en 21,6 el primero y el último son Jesús y Dios.

En 3,21: Jesús se sienta en el trono de Dios.

En 22, 1: El trono es de Dios y de Jesús.

En 21,23: La luz del cielo (iluminado por Dios: 22,5) son Dios y Cristo.

Después del recorrido bíblico, ya no nos pueden sorprender las últimas frases que vamos a elegir sobre Cristo-Dios:

Juan 1,1: En el principio existía el Verbo, y era Dios.

Tito 2,13: El gran Dios y Salvador nuestro Jesucristo.

2.ª Pedro 1,1: Dios nuestro y Salvador Jesucristo.

Romanos 9,5: De los judíos, según la carne, es Cristo que es sobre todo Dios bendito por los siglos.

1.ª Juan 5,20: Estamos en Jesucristo. Este es el verdadero Dio y la vida eterna.

No resta otra cosa que caer de rodillas ante Cristo exclamando:

¡SEÑOR MIO Y DIOS MIO! (Juan 20,28).

«SE, SEÑORA, QUE ERES AMANTÍSIMA Y QUE AMAS CON AMOR INCREÍBLE», dice San Pedro Damián. Y, ¿qué menos responder a este amor con el rezo diario de las TRES AVEMARÍAS?