Papa San Juan Pablo II

Jesús SacramentadoLa autoridad de la Iglesia, que se pronuncia sobre las cuestiones morales, no menoscaba de ningún modo la libertad de conciencia de los cristianos; no sólo porque la libertad de la conciencia no es nunca libertad con respecto a la verdad, sino siempre y sólo en la verdad, sino también porque el Magisterio no presenta verdades ajenas a la conciencia cristiana, sino que manifiesta las verdades que ya debería poseer, desarrollándolas a partir del acto originario de la fe. La Iglesia se pone sólo y siempre al servicio de la conciencia, ayudándola a no ser zarandeada aquí y allá por cualquier viento de doctrina según el engaño de los hombres (cf. Ef 4, 14), a no desviarse de la verdad sobre el bien del hombre, sino a alcanzar con seguridad, especialmente en las cuestiones más difíciles, la verdad y a mantenerse en ella. (Veritatis splendor, 64)

Cardenal Zen

Al conocerse el acuerdo, Zen, en una entrevista concedida a la agencia Reuters, llegó a pedir al Secretario de Estado vaticano, cardenal Pietro Parolin, que renunciase, dudando, además, de que su colega en el cardenalato mantuviera la fe. “No creo que tenga fe”, aseguró Zen de Parolin. “Es solo un buen diplomático en un sentido muy secular y mundano”. Y sentenció: “Están entregando el rebaño en boca de los lobos. Es una traición increíble”.

Cardenal Carlos Osoro Sierra

En y con todos los límites humanos, ¡cuántas formas de tratar y de acoger a los pobres con gestos, coherencia, generosidad constante y entrega sencilla! Lo hacéis sin anuncios ni avisos a nadie, y no solamente de un día o de unas horas, sino toda la vida. Nunca perdáis el entusiasmo por la misión, la realizada desde la entrega radical de la vida para poner a los hombres en manos de Dios con una oración constante y de por vida a su favor.

Cardenal Robert Sarah

Dios vino a nosotros, se hizo hombre. Nos ha revelado la única verdad que salva, murió para redimirnos del pecado, y en Pentecostés nos dio el Espíritu Santo, nos dio la luz de la fe… ¡pero preferimos la oscuridad! ¡Miremos a nuestro alrededor! La sociedad occidental ha elegido establecerse sin Dios. Somos testigos de cómo ahora se entrega a las llamadas y engañosas luces de la sociedad de consumo, para obtener ganancias a toda costa, desde un individualismo frenético. ¡Un mundo sin Dios es un mundo de oscuridad, de mentiras y de egoísmo!

Cardenal Carlo Caffarra

¿Por qué es necesaria la Iglesia para encontrar a Jesús? Porque en la Iglesia podéis realmente experimentar su fuerza regeneradora de vuestra humanidad a través del sacramento de la Confesión. Porque podéis entrar en una plenitud indecible de comunión con Cristo mediante la Eucaristía. Y la Eucaristía es el lugar en el que, sobre todo, podéis encontrar a Cristo.

Obispo Juan Antonio Reig Pla

Gabriele Kuby ha pagado su claro testimonio en su propia carne, soportando todo tipo de denuncias, vejaciones, burlas, manipulación y tergiversación de sus palabras, siempre calificada con los términos de homofobia, transfobia, etc., términos creados por el propio sistema ideológico de la revolución sexual. Conozco bien esta misma experiencia. Sin embargo, su respuesta, inspirada por la fe católica, además de amar a todas las personas, es la de afirmar las razones de la esperanza.

San PÍO X

Pascendi Dominici Gregis  (72)

Se esfuerzan en identificarse ellos con la persona misma de Cristo, como revistiéndose de ella; y le atribuyen lo que ellos hubieran hecho en circunstancias semejantes a las suyas. Así, pues, para terminar, a priori y en virtud de ciertos principios filosóficos, que sostienen; pero que aseguran no saber, afirman que en la historia que llaman real Cristo no es Dios, ni ejecutó nada divino; como hombre, empero, realizó y dijo lo que ellos, refiriéndose a los tiempos en que floreció, le dan derecho de hacer o decir.