Madre María Félix

  • Señor mío y Dios míoCon toda nuestra alma hemos de agradecer a Dios nuestro Señor que quiera quedarse real y verdaderamente entre sus pobres criaturas bajo las especies sacramentales.

 (Carta a la M. Aige, 1946)

  • Tengo una confianza ilimitada… Cada noche voy a tratar del asunto un ratito con Jesús Sacramentado y, ¡si Él quiere!…

(Carta a la M. Aige, 1947)

  • Esperaba mi turno de vela ante el Monumento con anhelo, y le pedía a la Santísima Virgen que acicalase mi alma para poder estar ante la presencia del Señor a gusto de Él.

(Autobiografía, 1948)

  • Muchas noches (se refiere a los años de la Guerra Civil en Barcelona) estando en la cama, tenía que levantarme a hacer vela al Santísimo Sacramento, porque me parecía una barbaridad descansar yo y estar Él tan perseguido.

(Autobiografía, 1950)

  • He de tener gran fe en la Eucaristía, en mi Jesús, y esperar en Él el cumplimiento de sus promesas. (Ejercicios Espirituales, 1990)