Aunque Dios me diera cien lenguas y con ellas una voz de acero que nunca se me gastara, no fuera posible declarar y manifestar las utilidades, gracia, privilegios y grandes provechos que se ganan con asistir y oír Misa en gracia.

(San Juan Bautista Mantuano)