Diálogo sobre la moda

Virgen María infanciaContra la doctrina de la Iglesia y las normas de la moral cristiana, la moda escandalosa aduce argumentos bien poco consistentes. No pocas veces hay que sostener diálogos de este estilo.

– El vestido que llevo es más cómodo.

– No siempre la comodidad acompaña a la inmodestia; pero vamos a suponer que así fuera. ¿La comodidad es la norma de tu conducta? El escándalo que das ¿te importa menos que la comodidad? No digas que eres cristiana.

– Es más higiénico.

– Eso no es tan cierto. Muchas personas enfermas son víctimas de las modas irracionales. Médicos especialistas sostienen que las enfermedades pulmonares de las mujeres se han multiplicado notablemente con los vestidos inmodestos.

Y aun cuando así fuera, ¿antepones la higiene del cuerpo a la salud de tu alma y del alma de los demás?

– En otras naciones se viste peor todavía.

– Pase. Pero esas naciones ¿son modelo de moralidad?

– Son muy buenos católicos.

Lo serán por otros conceptos; no por éste. Los mandamientos de Dios son diez y las virtudes cristianas son muchas.

– Son muy generosos: ellos sostienen espléndidamente sus propias iglesias. Son muy caritativos. Socorren a todos los necesitados…

– Muy bien; pues imítalos en eso; imítalos en ser muy generosa y muy caritativa. Pero no les imites en lo que nadie debe imitar. Y sucede lo contrario; que no practicas lo bueno que ellos hacen y en cambio copias lo que te atrae y te arrastra a la imitación, lo defectuoso.

– Y el vestir nosotros más modestamente ¿no significará que estamos más atrasados?

– Esa pregunta daría lugar a que se estableciera este principio: cuanto más nudismo, más adelanto. Los pueblos más adelantados, son los que menos ropa llevan. El adelanto de la civilización consiste en ir cada vez más desnudos. De ser así tendríamos que deducir la conclusión absurda: los pueblos salvajes que viven en el corazón de África son los más adelantados; porque son los que viven más desnudos. Deshechos estos reparos, descendamos a un caso concreto de la moda actual, que merece especial atención.