Obispo Doroteo Fernández

Monseñor D. Doroteo Fernández
Obispo de Badajoz

“¡Francisco Franco ha muerto…! No es función de nuestra misión pastoral dibujaros, con los gruesos trazos que merecería, el perfil sobrehumano de su figura: la del soldado invicto, espejo de las mejores virtudes castrenses, la del estadista, timonel taumaturgo de la nave de la patria, siempre segura en sus manos; la del político que estructura instituciones de cara al futuro, hoy ya presente, con el macizo programa que permita a su pueblo el logro de los más nobles ideales… Volviendo nuestra mirada a la ejecutoria religiosa de Francisco Franco, podemos proclamar sin ambages que ha sabido cumplir con entrega total: en un momento, memorable de su vida, justamente a mitad de su camino al frente de la nación, ante nutrida representación de la jerarquía eclesiástica española, tuvo la valentía de hacer una pública y personal confesión, con lágrimas en los ojos, que a su vez suponía un compromiso formal de futuro: No quiero presentarme ante Dios cuando me llame con las manos vacías… Proclamemos que el Caudillo, a estas horas, no habrá temido el encuentro con Dios por ineficacia o esterilidad de servicio a su pueblo: se habrá presentado ante el Señor con las manos muy llenas”.

Producciones Armada
Tenerife