El Consiliario

Corazón de María - corona de piedras preciosas* La política católica que enseña el Magisterio de la Iglesia ha desaparecido de los Estados. Los pastores de la Iglesia tienen la obligación de enseñarla.

* Podemos estar seguros que Dios conoce las tentaciones que vienen por todas partes. Más seguros aún, de que siempre nos da la gracia que necesitamos para vencerlas.

* Nuestro Señor Jesucristo no dijo: “Mi Reino no es de este mundo”. Dijo: “Mi Reino no procede de este mundo. Procede del Cielo”. Su poder en el Cielo y la tierra se lo da su Padre eterno.

* El padre Solá, S.I., que fue asesor de los obispos españoles en el Concilio Vaticano II, nos enseñó que si una nueva doctrina contradice a la doctrina anterior de la Iglesia es corrupción.

* La verdadera paz del alma está en cumplir siempre la voluntad de Dios, no en que desaparezca nuestros problemas y nuestras dificultades. Y que ocurra siempre lo que más nos gusta.