Padre Cano, m.C.R.

Jesús y niña* Sin lugar a dudas, el sufrimiento de muchos católicos está purificando la Iglesia de Cristo.

* Tenemos tiempo para muchas cosas. Pero muchos se olvidan de Dios. Sobre todo de la oración diaria.

* Por muchas partes vemos carteles que anuncian: «Mirando al futuro». Nosotros miramos a la eternidad.

* Hay quienes se contentan con poner parches a cuestiones muy importantes. Hay que ir a las raíces y solucionar las cosas.

* Lo que muchos llaman «renovación», en realidad es «devastación». Pero la Iglesia permanecerá firme hasta el fin del mundo.

* Nosotros queremos una política social que nos ayude a conseguir nuestro fin sobrenatural: La eterna felicidad del Cielo.

* «Seguimos viviendo sobre los restos de la sociedad del Antiguo régimen, que jamás ha sido reemplazado» (Marcel de Corte).