Pablo

Contra los herejes

Imagen de MaríaPreguntado San Francisco de Sales por un católico si podía decir mal de un hereje que esparcía sus venenosas doctrinas, le contestó: “Sí, podéis, con tal que no digáis de él cosa contraria a la verdad, y sólo por el conocimiento que tengáis de su mal modo de vivir; hablando de lo dudoso como dudoso, y según el grado mayor o menor de duda que sobre eso tengáis”. (Sardá y Salvany – El liberalismo es pecado)

Mandato divino

Recoge espléndidamente la verdad, monseñor Antonio de Castro Mayer, obispo de Campos, Brasil, que en “Principios Directivos”, sintetiza así: “La indisolubilidad del vínculo conyugal es de mandato divino, fijado ya en los comienzos de la humanidad. De donde, cualquier divorcio, incluso de un matrimonio meramente civil, se opone a la ley de Dios. (Mn. José Ricart Torrens – CATECISMO SOCIAL)

Estado-nación

La soberanía nacional (devenida popular con el paso del sufragio restringido al universal) es inherente al Estado-nación plenamente moderno, edificado por los revolucionarios franceses al margen de la precedente historia de su país, como se apuntó más arriba. De ahí que pueda interpretarse como el derecho de una muchedumbre sublevada a construir una nación partiendo de postulados racionalistas y voluntaristas, pues tal fue lo que acaeció en aquella traumática explosión parisina. (Manuel Antonio Orodea – RAZÓN ESPAÑOLA)

El entusiasmo de España

Él, positivista entonces, aunque su sinceridad y buena fe le llevaron a morir abrazado a la cruz; él, positivista y ateo, decía: “No se puede afirmar en España que la Monarquía y el Catolicismo fueran contra natura; habría que averiguar de dónde sacaron ellos su fuerza, y habría que quemar todos los documentos históricos, unánimes en reconocer el entusiasmo del pueblo con los reyes y los sacerdotes, en que se veía a sí mismo representado”. (Juan Vázquez de Mella – El Verbo de la Tradición)

Modernismo

Tal acervo filosófico (rectius ideológico) ha servido de base para una teología (anti-teología por mejor decir). Es lo que se conoce como “modernismo”, que San Pío X denunció con gran precisión y valentía, condenando errores que venían de lejos aunque se reafirmaran con fuerza a principios del siglo XX. (Miguel Ayuso – VERBO)

Una iniquidad espantosa

En esos casos, resulta aplicable el número 1903 del Catecismo: “La autoridad sólo se ejerce legítimamente si busca el bien común del grupo en cuestión y si, para alcanzarlo, emplea medios moralmente lícitos. Si los dirigentes proclamasen leyes injustas o tomasen medidas contrarias al orden moral, estas disposiciones no pueden obligar en conciencia. En semejante situación, la propia autoridad se desmorona por completo y se origina una iniquidad espantosa” (PT 51). (Bruno Moreno Ramos – RAZÓN ESPAÑOLA)

Voluntad libre

A través del uso de la voluntad libre es su propio señor. Sus poderes intelectuales analíticos y críticos basados en su naturaleza racional y debidamente formada por la ley natural y la revelación, le permiten liberarse de las diferentes ideologías que conforman a la sociedad contemporánea. (Mons. Ignacio Barreiro Carámbula – Verbo)