Pablo

Infames

San Antonio Mª Claret y Corazón de MaríaCon razón, pues, dice un gran historiador católico a los enemigos del Catolicismo: “Vosotros os hacéis infames con vuestras acciones; pues bien, yo os acabaré de cubrir de infamia con mis escritos”. Y por igual tenor enseñaba a la viril generación romana de los primeros tiempos de Roma la ley de las Doce tablas: Adversus hostem aeterna anctoritas esto. Que se podría traducir: “a los enemigos, guerra sin cuartel”. (Sardá y Salvany – El liberalismo es pecado)

El Cesar y Dios

Todo esto, por supuesto, no debe hacemos olvidar que el cardenal Cañizares supo defender la familia públicamente hace unos meses, a pesar de la presión ideológica, política y mediática en su contra (Dios se lo pague). Con ello, dio ejemplo de una firmeza a la que desgraciadamente no estamos muy acostumbrados en España. Precisamente para no echar por la borda esa firmeza contra el error, conviene que tanto Su Eminencia como los demás obispos revisen sus comunicados, de modo que, junto a la enseñanza de la Iglesia, no contengan dogmas políticos extraños a ella, para no dar al César lo que sólo le corresponde a Dios (Bruno Moreno Ramos – RAZÓN ESPAÑOLA)

Tal grandeza no puede ser denigrada ni escarnecida

Una historia de tal magnitud y de tal grandeza no puede ser denigrada, no puede ser escarnecida; y esa historia es aquella que coincidió, a pesar de los vientos adversos que en toda Europa reinaban, con la idea regionalista al mismo tiempo que con la idea nacional fundada sobre la idea religiosa. (Juan Vázquez de Mella – El Verbo de la Tradición)

Las ideologías

En los años setenta las ideologías parecían haber conquistado el mundo (sobre todo el occidental). El liberalismo (como democracia liberal), con la singular alianza entre Iglesia Católica y “americanismo”, había dejado su impronta en todos los conservadores de su tiempo; mientras que el marxismo, tras haber conquistado la sociedad (la escuela y sobre todo la Universidad, la prensa escrita y la televisión), parecía prepararse para la conquista del poder político. (Miguel Ayuso – VERBO)

Estado de pecado

Es partícipe de la rebeldía contra la Ley Divina quien, con pleno conocimiento de causa, vota a candidatos favorables al divorcio en el Congreso Nacional. Pide la moral que, también, esta falta grave sea reparada en toda la medida de lo posible, por ejemplo, actuando con empeño junto a los parlamentarios conocidos, en el sentido de que se abstengan de cualquier pronunciamiento a favor del divorcio y luchen positivamente por la indisolubilidad del vínculo conyugal. Se encuentra en estado de pecado mortal, sin poder recibir los Sacramentos y cometerá sacrilegio si lo hiciere, el católico divorciado que vuelva a casarse, o que no tiene el firme propósito de nunca divorciarse. (Mn. José Ricart Torrens – CATECISMO SOCIAL)

Mitos ideológicos

En una patria donde el catolicismo es medular, España, sólo puede contemplarse, consecuentemente, la pretensión de un poder humano omnímodo como sacrilegio, según quedó expuesto ya al comienzo de estas reflexiones. ¿Soberanía española? Sí, si se quiere, pero de otro modo entendida, no como residente en el pueblo sino en la tradición. Que es su mejor salvaguarda: una tradición, a diferencia de una soberanía nacional, no se puede construir, una “construcción tradicional” implicaría una contradictio in terminis, una tradición está necesariamente, por definición, fuera del alcance de cualquier constructivismo y, por tanto, de los nacionalismos separatistas, que se alimentan de mitos ideológicos, como toda la modernidad. (Manuel Antonio Orodea – RAZÓN ESPAÑOLA)

El bien verdadero

La voluntad ha de reafirmar su condición de libre en la elección entre el bien verdadero y el bien aparente; es la opción entre su propia perfección y su caída. El hombre cuando escoge el mal o entra en compromisos con malas ideologías como desgraciadamente se ve en muchos casos históricos, debilita su voluntad. Pero el libre albedrío en sí mismo jamás desaparece, pues ello implicaría una alteración radical de la naturaleza humana. (Mons. Ignacio Barreiro Carámbula – Verbo)