Reina Isabel la CatólicaGracias, España, por nuestra fe, por nuestro Diosito, nuestra Virgen de Guadalupe, nuestras procesiones, nuestras cofradías, todas de nombre español.

Gracias, España, por nuestros misioneros, nuestros frailes y jesuitas que llegaron de España para educar nuestros cuerpos y nuestras almas; por la primera Misa en Cozumel, por los 12 franciscanos de fray Martín de Valencia, por fray Motolinía, fray Andrés de Olmos, fray Bernardino de Sahagún, fray Jerónimo de Mendieta, el penitente fray Antonio de Roa, fray Juan de Zumárraga; por los beatos mártires de Tlaxcala, indios cristianos asesinados en 1527 por confesar a Cristo; por el beato Sebastián de Aparicio, el de las carretas; y por San Felipe de Jesús, mexicano mártir en Japón a los 24 años en 1597; por San Pedro de San José, por los mártires jesuitas ensanchadores de México; y por fray Antonio Margil el de los pies alados; y hasta San Junípero Serra, el misionero del norte.

Gracias, España, por estar por encima de tu tiempo y de la Inglaterra u Holanda, y subordinar los objetivos mercantilistas de la Conquista a “la predicación del Evangelio” y al ascenso civilizatorio, como estableció Felipe II en sus Ordenanzas de 1573.

Gracias, España, por nuestros reyes, que nos dieron las Leyes de Indias para ordenar a virreyes, presidentes, audiencias, gobernadores y justicias reales, arzobispos y prelados eclesiásticos “no recibir agravio alguno en nuestras personas y bienes, y ser justamente tratados”, mientras en las 13 colonias inglesas se masacraba a los indios.

Gracias, España, por el exagerado Bartolomé de Las Casas y el justo Francisco de Vitoria.

Gracias, España, por nuestra raza, por mezclar tu sangre con la nuestra, desde Martín Cortés -hijo de Conquistador y doña Marina, que recibió del rey el hábito de Santiago- hasta el virrey José Sarmiento, conde de Moctezuma; por rechazar el exterminio y la xenofobia que practicaron los anglosajones en el norte.

Gracias, España, por librarnos del tirano Moctezuma que esclavizaba a 371 pueblos mexicanos y los sometía al ídolo antropófago Huitzilopochtli – Huichilobos, al que sacrificaba cada año 20.000 corazones humanos.

Gracias, España, por darnos a nuestro heroico fundador, Hernán Cortés, que conquistó Tenochtitlán con apenas 900 hombres frente a 150.000, y quien se tenía en nada porque “una obra tan grande se acabó por el más flaco e inútil medio que se pudo hallar, porque sólo a Dios fuese atributo”.

Gracias, España, por nuestra Real Universidad de México de 1551 que copiasteis de Salamanca, y la de Mérida, y la de Guadalajara, y los colegios y escuelas donde se formó nuestro pueblo.

Gracias, España, por traernos la primera imprenta de América, sucursal de la imprenta sevillana de Cromberger, y el primer libro americano, “La Escala espiritual” de San Juan Clímaco.

Gracias, España, por nuestros autores del Siglo de Oro, por nuestro historiador Fernando de Alva Ixtlilxochitl -hijo de los reyes de Acolhuacán y Tenochtitlán-, que recogió por orden del virrey la historia de nuestros pueblos indígenas; por nuestro Ruiz de Alarcón nacido en Taxco, comparable en tantas cosas a Lope de Vega y Tirso de Molina; y por Bernardino de Sahagún, que recogió nuestra etnografía en náhuatl en el mismísimo siglo XVI.

Gracias, España, por nuestros Sessé y Mociño, que nos catalogaron más de 1.000 especies de plantas.

Gracias, España, por la Escuela de Minería, el Observatorio Astronómico, el Museo de Historia Natural y otros, que hicieron decir a Alexander von Humboldt que “ninguna ciudad de este continente, sin excepción de las de Estados Unidos, presenta establecimientos científicos tan grandes y sólidos como los de la capital de México”.

Gracias, España, por nuestros conventos y campanarios, por las ciudades rectangulares, con su plaza mayor, por Chihuahua, Guanajuato, México, Veracruz, Mérida o Acapulco, por la magnífica Casa de Cortés en Cuernavaca, inspirada en el palacete de Piedras Albas de Trujillo, o el precioso ayuntamiento de Tlaxcala a la andaluza, por las vecindades, por los templos-escudo, por los conventos de Acolman, Lxmiquilpan, Actopan, Zacualpan, Atlizco o Huejotzingo; por la catedral de Puebla que es como la de Valladolid, o la herreriana de México, y la de Guadalajara, Oaxaca y Mérida, tan parecidas a la de Jaén.

Gracias, España, por tus pueblos-hospital como los que levantó Vasco de Quiroga en Michoacán, donde aprendimos fe y oficios.

Gracias, España, por las joyas barrocas del Sagrario de la catedral de México, el convento de Tepotzotlán, Santa Prisca de Taxco, Santa Rosa de Querétaro, el retablo de Ocotlán o Santa María de Tonantzintla en Puebla.

Gracias, España, por nuestras fiestas, nuestros carnavales, semana santas, romerías, san isidros, peregrinaciones, Corpus Christie, santiagos, diademuertos, patronales y Navidad…

Gracias, España, por los toros que corremos desde que Cortes llego de Honduras; por Gaona, Arruza y el Maestro de Saltillo. Gracias, España, por nuestro corrido y mariachi, nacidos del sobrio romance español octosílabo; por nuestro son, nuestro jarabe, nuestra tapatía y toda nuestra música zapateada, derivada del folclore español; por los autos sacramentales y los villancicos, por las misas con cantos y bailes aztecas de fray Pedro de Gante.

Gracias, España, por aceptar nuestros tomates y maíz , Y por traernos nuestro trigo para tortillas, cebada, centeno, avena y mijo, vid y olivo, lentejas, habas, guisantes y garbanzos, lechugas, escarolas, cardos, acelgas, berzas, coliflores, cebollas, puerros, espárragos, alcachofas, espinacas, berenjenas, nabos y zanahorias, café, perejil, laurel, comino, jengibre, calabazas, pepinos, limones, sandías, naranjas, melones, limas, manzanas, peras, melocotones, cerezas, granadas, higos, fresas, almendros, avellanos, piñoneros.

Gracias, España, por obligarnos a dejar de comernos unos a otros, y por traernos la ganadería, caballos, vacas, gallinas, puercos, bestias de carga y leche, mulas, burros y borricos, y la Mesta trashumante, y la hacienda y el rancho, y hasta el gusano de seda.  

Gracias, España, por nuestra gastronomía mestiza, que junta la cocina indígena con los pucheros, asados, carne de puerco y carne desecada a la española…

Gracias, España, por nuestros vestidos, porque a la fibra de maguey juntamos la lana y el algodón en los tornos de hilar españoles, y nos pusimos sombrero, y llevamos al hombro mantas rayadas como las alforjas españolas, y usamos vuestro cuero en zapatos y atelajes.

Gracias, España, por darnos la cerámica de Puebla y el vidriado que trajisteis de Talavera de la Reina.

Gracias, España, por traernos las ferias y mercados como el de Veracruz o Jalapa, y el Camino Real de Querétaro, Guanajuato, Zacatecas y Chihuahua, por los buhoneros, maromeros y varilleros.

Gracias, España, por nuestra lengua española de más de 600 millones de hablantes, por habernos dado gramáticas que dignificaron y conservaron nuestras hablas indígenas, por las 109 obras escritas entre 1524-1572 en náhuatl, tarasco, totonaco, otomí y matlazinga.

Gracias, España, por nuestra hidalguía de dones y doñas.

Gracias, España, por los juegos de cañas, de sortijas, por las carreras, los naipes y la montería.

Gracias, España, por la misteriosa Llorona, que nos vino de la Serrana de la Vera en la sierra de Gredos.

Gracias, España, por la familia extensa, con abuelos, tíos y primos, por el compadrazgo, por las tertulias a la puerta de la casa, por nuestros apellidos españoles, por defendernos de la minoría criolla amasonada que quiso despotizarnos ilustradamente.

Gracias, España, por dejarnos un territorio mucho mayor del que supimos mantener tras la independencia.

Gracias, España, por hacer México.

Y gracias, España, por traernos al abuelo del populista Andrés Manuel López Obrador, que aquí se ganó la vida sin pensar que un día su nieto acusaría miserablemente a sus abuelos, tíos y primos de asesinos y expoliadores”.

(REVISTA EMPENTA)