Jesús en la Eucaristia

 

 

Una dulce palabra surge de la Eucaristía: “Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, que yo os aliviaré”. Así habla el Corazón de Dios. Él quiere ser tu fuerza, tu consuelo, tu sentido. Necesitamos alimentarnos de Él y beber de la fuente que mana de su Corazón. Desea que vivamos cada día en su Corazón. Espera tu respuesta.