Una Epopeya misionera

Padre Juan Terradas Soler C. P. C. R

La Hispanidad, firme y prometedora realidad (8)

El recio catolicismo de los pueblos hispanoamericanos es la más preciosa herencia que les legaron sus gloriosos abuelos. (2)

Virgen de la Merced - Pasto (Colombia)De Colombia dice el Papa que la “fidelidad a sus católicas tradiciones y su devoción a la Santa Sede de Pedro constituye una de sus más preciosas herencias”.

“Una nación (Colombia) que ha sabido hacer de la fidelidad a sus católicas tradiciones y de la devoción a esta Sede de Pedro una de sus más preciosas herencias y uno de los más enérgicos imperativos a lo largo de su historia, de una historia donde parecen resplandecer los dones de Dios más encontrados, pues se enriquece lo mismo con las gestas heroicas de un Alonso de Ojeda, de un Juan de la Cosa y, sobre todo, de un Gonzalo Jiménez de Quesada, que con los primores de espíritu de que están llenas las páginas de aquellos grandes eruditos que fueron los dos Caros y Rufino José Cuervo” (307).

(307) José Eusebio Caro (1817-1853), gran poeta y humanista colombiano. Miguel A. Caro (1843-1909), hijo del anterior, es autor de hermosas poesías, y sabio humanista como su padre. Rufino José Cuervo (1844-1911), fue el filólogo más eminente que tuvo la lengua castellana en la segunda mitad del siglo XIX, sus trabajos son muy apreciados aún en el mundo científico.

(Discurso a D. Francisco de Paula Pérez, nuevo embajador de Colombia ante la Santa Sede, 27-XI-1949).

El Salvador—continúa Su Santidad—es poseedor de una “recia fe” que ha sido “heredada de sus gloriosos abuelos”.

“El (el Divino Redentor) salvará a esa patria vuestra, que por llevar su nombre Nos parece que está más cercana a nuestro corazón, manteniéndola fiel a la recia fe heredada de sus gloriosos abuelos… La profundidad de vuestra fe tradicional, que como rica herencia os legó un día la España católica, madre de pueblos… Nos dan la seguridad de que vuestras oraciones, subiendo como incienso hasta el trono, en donde este Cordero recibe los homenajes de los ángeles, serán favorablemente acogidas”.

(Radiomensaje al Congreso Eucarístico Nacional de El Salvador, 26-XI-1942.)

Y, en fin, Pío XII hace una alusión general a todos “aquellos numerosos países de América que, con el noble pueblo chileno, se precian de haber recibido de la Madre Patria, la verdadera religión y la lengua y cultura hispánicas”.