Cuando nos encontremos con la Cruz, digamos a María: ¡Madre nuestra, danos fuerza para aceptar y abrazar la Cruz!

Papa Francisco