vida religiosaPadre Jesús González-Quevedo, S.I.
Salamanca, 1971

Las almas contemplativas, los monasterios de clausura, ¡qué ayuda espiritual más grande podrían prestar a sus hermanas de vida mixta, que por una temporada, más o menos larga, huyan (corno decía Fray Luis de León).

…del mundanal ruido
y siguen la .escondida
senda por donde han ido
los pocos sabios que en el mundo han sido!

¡Si las acogieran temporalmente en sus casas! Si hay vacaciones y sanatorios para el cuerpo, ¿no se podrían también organizar para las almas?

Al mismo tiempo podrían recibir ayuda material algunos monasterios en la extrema pobreza que pasan, y que llevan con tanto espíritu y alegría esas almas selectas, «honra y manantial de gracias celestiales para la Iglesia» (22).

Los desiertos de los Padres Carmelitas ahí apuntan, y una joven religiosa de vida mixta, que deseaba hacer «sus ejercicios espirituales en algún monasterio o convento dentro de la clausura de las monjas y en soledad con ellas», aspiraba a lo mismo; deseos, por lo demás, muy comunes bajo formas distintas en religiosos de vida mixta, para quienes «los días de ejercicios son los mejores días del año», y desearían ver prolongados. Naturalmente que dentro del propio Instituto religioso se pueden organizar estas casas de retiro y soledad, o de vacaciones espirituales, y de hecho no pocos religiosos y religiosas aprovechan sus vacaciones, cuando las tienen, para rehacerse en el espíritu, como hacía y aconsejaba San Luis Gonzaga.

Los primeros pasos ya se están dando: a) Un Instituto femenino ·español trata actualmente de organizar «casas de oración», donde sus religiosas de vida mixta se den a la contemplación temporalmente.

  1. b) En el «Texto Provisional de las Constituciones Generales» de las Religiosas Clarisas, sometido en 1969 «al examen, juicio y estudio de los Monasterios», se reconocía la oportunidad de «que se admitan, a veces, fraternalmente en el monasterio, hermanas de otros institutos, sobre todo franciscanos para hacer, por ejemplo, ejercicios o retiro espiritual» (Art. 187, 2º). Y para fomentar «las semillas de vocación de las adolescentes» proponen se las permita «de modo prudente pero fraternal, cierta experiencia de nuestra vida, como se lleva en concreto, por medio de breve estancia entre nosotras mismas» (Art. 190, 1º).

Estas disposiciones tan modernas están en la línea de las meritísimas órdenes terceras, tan fecundas en frutos de santidad seglar, que pretendieron y en grandes proporciones consiguieron meter en el mundo la vida del claustro, en oposición diametral a los intentos actuales de meter en el claustro la vida del mundo.

  1. c) Pasos antiguos y modernos, armonizados ya en 1859 en la primera casa de «Solitarias Contemplativas» de las Religiosas de la Sagrada Familia de Burdeos, floreciente Congregación de vida mixta, con más de 4.000 religiosas. En vida de su fundador se sintió ya la necesidad de la clausura total para algunos de sus miembros. Sentimiento, que ha aumentado recientemente y originado se planeen nuevas casas de «Solitarias Contemplativas» en Canadá y España.
  2. Perfectae Caritatis, n. 7. Por lo cual han de conservar «fidelísimamente su apartamiento del mundo y los ejercicios propios de la vida contemplativa». lb.